ransomware conceptoLa vulnerabilidad del software es una de las principales causas del aumento de los ataques, según advierte Beazley en su último informe sobre ciberriesgos. El informe destaca la importancia de aplicar una estrategia de ciberseguridad por capas, conocida como ‘Defensa en Profundidad’, para proteger a las organizaciones de las amenazas en evolución.

Aumento de los ataques de ransomware

El informe también proporciona datos globales sobre los incidentes cibernéticos gestionados por sus Servicios Cibernéticos, incluyendo información sobre las causas de las pérdidas en todos los sectores, los impulsores del ransomware, el compromiso del correo electrónico empresarial y el robo de datos. En particular, los resultados revelan una tendencia al alza en los ataques de ransomware que explotan vulnerabilidades de software, “con incidentes que se producen a una velocidad alarmante”, según afirma.

Los datos indican una distribución relativamente equitativa de los métodos empleados por los ciberdelincuentes para lanzar ataques de ransomware, lo que subraya la necesidad de un enfoque de seguridad multicapa para salvaguardar los sistemas informáticos actuales. Los ataques a la cadena de suministro refuerzan aún más la importancia de las soluciones en capas, por lo que la educación sobre la aplicación de estas tácticas es crucial.

Vulnerabilidades en la nube

Christian Taube, director de Servicios Cibernéticos Internacionales de Beazley, destacó el aumento de los ataques a la red observados por su Equipo de Servicios Cibernéticos, muchos de los cuales se derivan de vulnerabilidades de software basadas en la nube.

“Durante el último trimestre, nuestro Equipo de Servicios Cibernéticos ha observado un repunte en los ataques a la red, muchos de los cuales han sido impulsados por vulnerabilidades de software basadas en la nube. Y con los recientes ataques a la cadena de suministro en aumento en todo el mundo, las oportunidades de acceso disponibles para los piratas informáticos son cada vez mayores”, aseguró. A ello se suma que “los ciberdelincuentes son cada vez más rápidos a la hora de identificar las debilidades de seguridad y utilizarlas para entrar en las redes”, según añadió.

“Esto significa que las organizaciones deben trabajar aún más duro para mantenerse al tanto de estas exposiciones y para asegurarse de que, incluso si alguien consigue entrar en sus sistemas, múltiples capas de defensa están en su lugar para evitar el peor resultado”, concluyó.