Datos seguros

Los incidentes cibernéticos ya suponen las reclamaciones más costosas por incumplimiento que las aseguradoras ven en las instituciones financieras. Las compañías están viendo un número creciente de pérdidas relacionadas con la tecnología, incluidas las reclamaciones presentadas contra los directores tras las grandes violaciones de la privacidad.

Otros ejemplos que identifica Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS) en su nuevo informe incluyen considerables reclamaciones relacionadas con instrucciones de pago fraudulentas y estafas de ‘falsos presidentes’. Estos pagos pueden ascender a millones de dólares.

En los últimos cinco años. la compañía ha afrontado 7.654 siniestros para el segmento de servicios financieros. Han tenido un valor aproximado de 870 millones de euros (1.050 millones de dólares). Los incidentes cibernéticos, incluidos los delitos, son la principal causa de siniestro por valor. Otros factores importantes son la negligencia y las acciones derivadas de los accionistas.

AGCS ha gestionado una serie de reclamaciones de responsabilidad derivadas de problemas técnicos con las bolsas y los sistemas de procesamiento electrónico en los que los sistemas se han caído y los clientes no han podido ejecutar las operaciones, y han presentado reclamaciones contra los asegurados por la pérdida de oportunidades. También ha habido reclamaciones en las que un fallo del sistema ha causado daños a un tercero; una institución financiera sufrió una pérdida importante después de que un sistema de negociación se cayera causando fallos de procesamiento para los clientes.

riesgos financieros

Cyber: más exposiciones a pesar del alto nivel de gasto en seguridad

El estudio de la compañía destaca algunas de las tendencias de riesgo más significativas para los bancos, los gestores de activos, los fondos de capital privado, las aseguradoras y otros del sector de los servicios financieros. Por este orden, figuran los incidentes cibernéticos, el brote pandémico y los lucros cesantes son los tres principales riesgos.

Le siguen los cambios en la legislación y la regulación, impulsados por las preocupaciones de ESG y el cambio climático en particular. La evolución macroeconómica, como el aumento del riesgo de crédito y el actual entorno de bajos tipos de interés, ocupa el quinto lugar.

El entorno de Covid-19 también está proporcionando un terreno fértil para los ciberdelincuentes que buscan explotar la crisis, ya que la pandemia condujo a un aumento rápido y en gran medida no planificado del teletrabajo, el comercio electrónico y una rápida aceleración de la digitalización. A pesar del importante gasto en ciberseguridad, las empresas de servicios financieros son un objetivo atractivo y se enfrentan a un amplio abanico de ciberamenazas.