background,with,big,red,flashing,alarm,lights.

La mayor preocupación para las empresas en 2024 a escala mundial serán los incidentes cibernéticos (36%) por tercer año consecutivo y, por primera vez, con un claro margen (5%). Es el principal peligro en 17 países, entre ellos Alemania, Australia, Estados Unidos, Francia, India, Japón y Reino Unido.

Por otro lado, la violación de datos se considera la ciber amenaza más preocupante, según revelan los encuestados del Barómetro de Riesgos Allianz (59%), seguida de los ataques a infraestructuras críticas y activos físicos (53%).

A todo esto, se suma el reciente aumento de los ataques de ransomware, en 2023 se produjo un preocupante resurgimiento de la actividad, con un aumento de la actividad de reclamaciones de seguros de más del 50% en comparación con 2022, con una posición en el ranking del tercer lugar (53%).

Pérdida de beneficios y catástrofes naturales

A pesar de la disminución de la pérdida de beneficios tras la pandemia en 2023 (31%), este riesgo mantiene su posición como la segunda mayor amenaza mundial en la encuesta de 2024. Este resultado, explica el informe, refleja la interconexión en un entorno empresarial global cada vez más volátil, así como una fuerte dependencia de las cadenas de suministro para productos o servicios fundamentales. Mejorar la gestión de la continuidad del negocio, identificar los cuellos de botella en la cadena de suministro y contar con proveedores alternativos siguen siendo prioridades clave de gestión de riesgos para las empresas en 2024. En España, este riesgo ocupa el primer puesto con un 40%.

Las catástrofes naturales (26%) son uno de los riesgos con mayor crecimiento esta edición, ocupando el 3º puesto del ranking global y subiendo tres posiciones. A nivel nacional, este riesgo es el que ha experimentado un mayor crecimiento ocupando el 4º puesto con un 38%.

Mundialmente, las catástrofes naturales son el riesgo número uno en Croacia, Grecia, Hong Kong, Hungría, Malasia, México, Marruecos, Eslovenia y Tailandia, muchos de los cuales sufrieron algunos de los sucesos más significativos de 2023. En España, el pasado año sufrimos la mayor sequía en décadas y cerramos el año hidrológico en septiembre con un déficit de lluvia del 12%.