bots - asistentes conversacionalesLas herramientas digitales relacionadas con la salud se han visto impulsadas debido a la pandemia. En el caso de Sanitas, al margen del aumento de las videoconsultas (640.000 en 2020), casi 7.000 personas realizaron una evaluación psicológica a través del chatbot SanIA, sobre todo en las semanas más duras de las dos primeras olas de la Covid-19 del año pasado.

La compañía destaca el hecho de que más de 1.500 personas hayan podido identificar un problema de salud mental a través de un sistema de inteligencia artificial y, a continuación, haber sido atendidos por un especialista a través de vídeoconsulta.

“Esto tiene un valor inmenso porque permite que cada persona reciba la atención que necesita. Además, también garantiza la continuidad de la atención en personas que ya estaban recibiendo ayuda previamente”, sostiene César Morcillo, director médico del Hospital Digital de Sanitas y autor principal del estudio publicado en Journal of Scientific & Technical Research sobre el impacto de SanIA durante la pandemia.

En el campo específico de la salud mental, la actividad de SanIA apunta a problemas específicos de salud directamente relacionados con la tensión que la sociedad ha soportado durante los confinamientos: el 28% de las personas que utilizaron el asistente virtual mostró ánimo deprimido, el 13% irritabilidad, y el 10% ansiedad o ataques de pánico, entre otros.

Interacción con un ‘chatbot’

Las personas responden de manera muy diferente al uso de la tecnología y, en el caso de interacciones con soluciones digitales, también. “Estamos convencidos de que la inteligencia artificial, el procesamiento de lenguaje natural, el machine learning y los asistentes virtuales nos permite añadir valor a la experiencia del paciente. En el caso específico del Asistente Virtual Psicológico, hemos comprobado que ha ayudado a personas con depresión o ansiedad a reestructurar sus situaciones personales utilizando técnicas de terapia cognitiva, del mismo modo que un psicólogo haría en su consulta física”, explica Daniel Tizón, responsable de Inteligencia Artificial y Big Data en Sanitas y creador de SanIA.

Entre las ventajas de estos chatbots está la posibilidad de preservar el anonimato, “un detalle muy valorado por los pacientes con este tipo de patologías, ya que, sin necesidad de acudir de manera presencial, pueden recibir la respuesta a sus necesidades por parte de un equipo de expertos altamente cualificado”, destacan desde la compañía.

“Con esto no se pretende sustituir la consulta médica con el profesional, pero sí proporcionar recursos a las personas para que puedan manejar situaciones de salud con más información y acceder a las consultas con especialistas con mayor facilidad. En el caso de la pandemia, la realidad ha demostrado que es un elemento muy valioso para las personas” añade Tizón.

¿Te resulta interesante? Comparte:

 

Compartir
Artículo anteriorEspaña cuenta con más 450 compañías FinTech
Artículo siguienteiSalud alcanza un acuerdo con la app para familias Surmile
Más de 15 años de experiencia en medios de comunicación digitales (y de los otros), así como en el ámbito de la comunicación corporativa, PR y el marketing. Formación complementaria en diseño gráfico, producción editorial y audiovisual.