Con el uso de seguros complementarios o embebidos se está ganando una mayor tracción global entre los clientes. Para A.M. Best una parte importante de su evolución es el papel de la regulación en la protección de los asegurados: «Es fundamental y sirve para fomentar una mayor aceptación de esta forma de distribución».

La agencia acaba de publicar un informe sobre este tipo de seguros. Pone de relieve que su cobertura es desarrollada por un operador, pero se distribuye a través de canales que no son de seguros. También está disponible en múltiples mercados, aunque carece de características comunes en términos de transparencia, regulación y éxito general. «A menudo complementa otro producto o servicio ofrecido y tiene una suma asegurada limitada», apunta.

«La regulación es esencial para el éxito general y la sostenibilidad de los seguros complementarios, aunque las prácticas varían de un país a otro», insiste. Los reglamentos pueden determinar si ciertas coberturas son opcionales. Sin embargo, los reguladores están a favor de ampliar la elección de aseguradoras disponibles para los clientes.

Diversificar los canales de distribución de manera rentable

El seguro complementario sigue siendo un concepto en evolución. «Para respaldar decisiones de compra rápidas, la cobertura debe ser fácilmente comprensible, su precio asequible y su cumplimiento claro», explica Elí Sánchez, director asociado de AM Best.

«Para las aseguradoras, debería ayudar a diversificar los canales de distribución de manera rentable, mientras que les ayuda a desarrollar la especialización en productos de seguros estandarizados».

En última instancia, puntualiza la agencia, «una comprensión más profunda del producto, los riesgos y las aplicaciones por parte de los reguladores garantizará que el funcionamiento del contrato de seguro siga siendo adecuado y conduzca a una mayor aceptación de los seguros complementarios».