bolsa finanzas

Dos recientes anuncios públicos de transferencia del riesgo cibernético por parte de (re)aseguradoras a los mercados de capitales a través de emisiones de valores vinculados a seguros (ILS) representan, según Fitch, un claro ejemplo del potencial de este tipo de operaciones como “fuente de reaseguro más amplia” para el riesgo cibernético.

“Las soluciones de los mercados de capitales para las (re)aseguradoras cibernéticas presentan el potencial de diversificación de la contraparte y una oportunidad para disminuir el riesgo de cola para una línea de productos de rápido crecimiento entre los seguros de No Vida”, indica la agencia en un nuevo informe.

En todo caso, la firma cree necesario un “desarrollo más amplio” del mercado de transferencia del riesgo cibernético para “una mayor maduración del producto, incluida una mayor normalización de las condiciones de cobertura y el lenguaje de las pólizas, la determinación de precios y las aplicaciones de modelización de riesgos”.

Se reconoce en el informe que el riesgo cibernético es difícil de evaluar debido a las causas dinámicas y artificiales de los siniestros. “Los retos incluyen la falta de herramientas de modelización ampliamente aceptadas y un conjunto limitado de datos de siniestros históricos en los que los acontecimientos pasados no son necesariamente indicativos de riesgos futuros”.