Mapa de EspañaLuko, que levantó 50 millones de euros el pasado diciembre, da el primer paso en su expansión internacional con su llegada a España. La insurtech francesa, fundada en 2018 por Raphaël Vullierme (CEO) y Benoit Bourdel (CTO), está planeando entrar en el mercado español a partir de julio.

Así lo ha confirmado su CEO: “Tanto en Francia como en España hay el mismo problema con la experiencia al cliente. El sector asegurador está anclado en un modelo antiguo y roto, dominado por las grandes compañías tradicionales, muy alejado de sus clientes, con poca experiencia online y siniestros que se pagan muy lentamente”, explica.

Desde su fundación, la insurtech ya suma hasta 85 personas al equipo y prevé una incipiente expansión internacional, como refleja su próxima entrada en España. La similitud entre ambos países ha sido clave para que Luko ponga sus miras en el mercado español, por ahora mediante una lista de espera mientras se “perfecciona el producto y mejoramos sus prestaciones”, asegura el CEO de la empresa.

Nuevo modelo

A su juicio, “el modelo de negocio actual ya no funciona: hay un fuerte conflicto de intereses y, por lo tanto, una falta de confianza por parte del consumidor”. Por ello, busca diferenciarse de cualquier aseguradora al uso ofreciendo velocidad y un proceso totalmente digital desde el comienzo de la relación con el futuro asegurado. Comenzando por el proceso de inscripción, para la contratación de un seguro solo hay que responder a seis preguntas a través de la app o la web, “a diferencia de las 30 que suelen hacer el resto de las compañías”, añade.

Además, Luko implementa el uso de la inteligencia artificial en su proceso de gestión de siniestros para, a través de un análisis fotográfico, evaluar los daños. “Aquí cobra un peso relevante nuestro servicio de teleconsulta, a través del cual el cliente puede mostrar los daños y obtener asistencia en directo”, detalla Vullierme.

Además, la insurtech cuenta con un un sistema de primas propio, que ha denominado como ‘Giveback’: al recibir las primas de los abonados, un 30% se bloquea y se destina directamente a los gastos del equipo, innovación, el servicio al cliente, etc. El 70% restante se emplea para resolver los siniestros de los clientes. “Y si hemos hecho bien nuestro trabajo y sobra dinero al final de año, lo donamos a la organización benéfica que el cliente escoja”, explica su CEO.

50 millones de euros

Este modelo de negocio, con esos tres años de rodaje y más de 100.000 clientes en Francia, ha llamado la atención de numerosos inversores hasta el momento. De hecho, en diciembre pasado, Luko cerró una ronda de Serie B por valor de 50 millones de euros.

En esta operación, liderada por EQT Ventures, participaron algunos de los anteriores inversores (como Accel, Founders Fund, Speedinvest y Orange Ventures) así como algunos business angels internacionales con experiencia en el sector seguros, como Assaf Wand (cofundador del unicornio estadounidense Hippo Insurance).

La insurtech francesa Luko se reinventa más allá del seguro de hogar