Juan Pedro Churruca, MBC AppsJuan Pedro Churruca, gerente de MBC Apps

Resulta ahora una obviedad resaltar la importancia del Marketing Digital en el mundo del seguro. Con una penetración masiva de los dispositivos móviles y de las redes sociales, nos encontramos con un consumidor continuamente conectado, en cualquier momento y desde cualquier ubicación; un consumidor para el que las opiniones del resto de usuarios valen más que toda la publicidad masiva que pueda recibir. De ahí la importancia de las redes sociales.

Sin embargo, en el sector del seguro el uso de las redes sociales está aún en vías de desarrollo, especialmente entre la Mediación, colectivo profesional que podría sacar un enorme partido a las mismas en el ámbito comercial, sin que para ello necesitara invertir grandes sumas de dinero. Las redes sociales permiten una comunicación tú a tú con las personas, con los clientes presentes o con prospectos, y es aquí donde el mediador puede ganar, en la comunicación con todos ellos y en la adquisición de su propia imagen de marca.

Lo primero que debe asumir el mediador es que sus clientes ya son clientes on line, clientes digitales permanentemente conectados a su smartphone o tablet con acceso a información prácticamente ilimitada. Y si no lo son todos hoy, sí los serán mañana. Y es aquí, en el entorno digital, donde el mediador puede transmitir su conocimiento: en directorios, blogs, foros, aplicaciones para móviles y tablets, incluso de desarrollo propio, etc. La principal ventaja del mediador es su conocimiento: sabe mucho y puede utilizar su conocimiento en su provecho si es capaz de estar presente, visible y accesible en este entorno digital.

¿Es rentable este medio de comunicación? Sin duda. Las redes sociales suponen para la empresa un acercamiento al cliente sin precedentes y a un coste muy bajo si lo comparamos con otros medios de acceso tradicionales. Una empresa tiene a la mayor parte de su público objetivo en una red social u otra, y las redes sociales nos proporcionan diversos mecanismos para llegar a ese público objetivo: “estamos a dos clicks del público que nos interesa”.

No obstante, el Marketing Social también tiene sus propias barreras de entrada.  Por una parte las redes sociales tienen un estilo de comunicación que contrasta con la imagen seria del sector tradicional del seguro.  Además, es necesario crear contenido relevante y adecuado a este medio de comunicación. Finalmente, requieren de una atención constante: se trata de una conversación bidireccional, donde  el cliente demanda ser escuchado y atendido. En definitiva, requieren de un cambio cultural, especialización y sobre todo tiempo.

Por ello es conveniente contar con un partner especializado que pueda apoyarnos en los primeros pasos.