testamento digital

Mi Legado Digital ha lanzado una solución, actualmente en fase beta, para la transferencia de contenidos digitales después de la muerte y la gestión del testamento vital que presenta como “el primer Testamento Inteligente de España”.

Según anuncia en nota de prensa, “se trata de una propuesta que incorpora tecnología blockchain (concretamente, smart contract o contratos inteligentes, de donde procede el término derivado “testamento inteligente”) junto a servicios basados en una infraestructura de clave pública (sellos de tiempo electrónico cualificados y servicios de entrega electrónica certificada), con la intervención de un notario cuando su participación resulte necesaria”.

Para hacerlo posible, la CEO de Mi Legado Digital, Judith Giner, explica que su empresa ha contado con la colaboración de la firma especializada en blockchain NodalBlock, “el invalorable apoyo” del notario de Madrid Alberto Bravo Olaciregui y con la asesoría jurídica de Ricardo Oliva León, abogado especialista en tecnologías disruptivas y legaltech. El equipo informático está coordinado por Óscar Domínguez Merino, experto desarrollador de plataformas digitales complejas, y la empresa tiene apalabrados también acuerdos con centros de salud y hospitales privados con miras a agilizar la ejecución del testamento vital.

Mi Legado Digital pretende de este modo “asegurar privacidad, confidencialidad, inalterabilidad e inmutabilidad de los datos personales y de cualquier información sensible de sus usuarios, a la par que garantizar automatización, trazabilidad, seguridad informática, confianza y transparencia en los procedimientos realizados a través de su plataforma digital”. Con ella se garantiza además la preservación de los datos a largo plazo, incluso para el hipotético caso de que la empresa deviniera en insolvencia.

Blockchain + Prestadores de Servicios de Confianza y Notarios

Gracias a la utilización de los smart contract Mi Legado Digital logra diversas finalidades: reduce las posibilidades de manipulación y fraude y añade verificabilidad y auditabilidad a las transacciones digitales; logra un mejor seguimiento de la información y los activos digitalizados; y permite poder transferir de forma automatizada y segura contenidos digitales sin necesidad de intermediarios.

El prestador cualificado de servicios de confianza -cuyos altos estándares técnicos les son exigidos por el Reglamento (UE) 910/2014 relativo a la identificación electrónica y los servicios de confianza para las transacciones electrónicas en el mercado interior, con el fin de poder operar- actuará como verificador de las transacciones digitales ofreciendo presunción de exactitud de fecha y hora. El notario cumple un rol esencial en todo este proceso ya que no solo hará el testamento de los usuarios sino que podrá intervenir también -cuando la situación lo amerite- al momento de transferirse los contenidos digitales.

Con esta propuesta de carácter insurtech, regtech, y funertech, Mi Legado Digital imprime un nuevo giro en el modo de abordar la transferencia de contenidos digitales después de la muerte y la gestión del testamento vital, con lo que espera convertirse pronto en la primera empresa española que ofrezca el testamento inteligente a nivel internacional.