Ganadores de Segunda Edición de Premios de Innovación Social de Fundación MAPFREEl proyecto colombiano Mibkclub en la categoría Insurtech (innovación aseguradora), el brasileño Neurobots en la categoría e-Health (mejora de la salud y tecnología digital) y el español Navilens en categoría Mobility (movilidad sostenible y seguridad vial) se han alzado con la victoria en la segunda edición de los Premios Fundación MAPFRE a la Innovación Social, que ayer se entregaron en Madrid.

Mibkclub, el seguro como «amortiguador de la pobreza»

Mibkclub es una plataforma que busca mejorar la calidad de vida y el bienestar de las familias colombianas con menos recursos a través del seguro, como elemento transversal considerado como “amortiguador de la pobreza”, en palabras de su creadora Maribel Torcat. A través de una suscripción mensual, el seguro se une a otros servicios (ahorro, salud, educación, vivienda…). El objetivo es lograr que parte del presupuesto familiar se dirija hacia productos y servicios que contribuyan a minorar la vulnerabilidad de las familias.

Para generar confianza en las familias la tecnología, el canal digital se combina con la participación de asesoras comunitarias integrales. Vecinas líderes de las comunidades, que escuchan las necesidades, que acercan el producto y que con esta participación también generan ingresos para sus propias familias. “No es alguien que viene a venderme un producto. Es mi vecina que viene a traerme herramientas a mi hogar que van a generar para mi familia”, explica Maribel Torcat.

Ha sido la gran sorpresa de los premios por ser, de las tres propuestas finalistas en la categoría Insurtech, la que menos base tecnológica tiene. Frente a ella, la brasileña ManejeBem es una red social que conecta a pequeños agricultores con profesionales que les asesoran, a través de una aplicación móvil, para un desarrollo rural sostenible o diagnóstico de plagas. Por su parte, la española Speakeare de Cubelizer, ofrece un servicio no intrusivo de monitorización permanente de personas mayores que permite activar un asistente automatizado en caso de que sufran un accidente o se encuentren enfermas.

El exoesqueleto de Neurobots

Neurobots ha sido el proyecto ganador en la categoría de Mejora de la salud y tecnología digital (e-Health). Se trata de un exoesqueleto controlado por sensores cerebrales y un complejo software que permite recuperar en apenas dos semanas una media del 30% de la capacidad motora de los brazos a personas que han sufrido un accidente cerebrovascular, como explicó su CEO Júlio Dantas.

gaadora e-saludEste proyecto brasileño se ha llevado el galardón en una dura pugna con el español Rithmi, que ha desarrollado una pulsera que logra una mejor monitorización y es capaz de detectar una arritmia cardiaca para ayudar a frenar un ictus, y el mexicano ECGlove, que ha diseñado un guante que permite a un profesional sanitario conocer rápidamente el estado del corazón de una persona en estado crítico y reducir el tiempo de atención en situaciones de emergencia.

Navilens ayuda a personas con discapacidad visual, auditiva o cognitiva

Navilens es un sistema que permite a las personas con discapacidad visual, auditiva o cognitiva guiarse de forma autónoma, a través del reconocimiento de códigos especiales que son interpretados por el teléfono móvil. También permite prestar servicios en varios idiomas. NaviLens posee un potente algoritmo basado en visión artificial capaz de detectar múltiples marcadores a grandes distancias en milisegundos, incluso con el dispositivo en movimiento y sin necesidad de enfocar. Ello permite que los dispositivos móviles de gama media puedan captarlos. El sistema ya se ha implantado con éxito en las líneas de autobuses y metro de Barcelona, así como en algunos museos y próximamente va a dar el salto a Estados Unidos.

Ganador MovilidadHa sido el vencedor en la categoría Mobility (movilidad sostenible y seguridad vial) superando en la final a dos proyectos que tienen en los niños en edad escolar a sus principales destinatarios: la brasileña Carona a Pé (que organiza grupos de niños que viven cerca para que las familias y los profesores les acompañen al colegio y construyan otra relación con la ciudad) y la mexicana Caminito de la Escuela (una plataforma web que ofrece información del grado de peligrosidad de cada entorno escolar con datos de atropellamientos en horarios de entrada y salida de escuelas de Ciudad de México).

Punto final a un largo recorrido

Diseñado como un certamen en torno a tres regiones geográficas – Brasil, resto de Latinoamérica y Europa – el objetivo de los Premios Fundación MAPFRE a la Innovación Social es hacer posible el crecimiento de propuestas que, por sus características, contribuyan a resolver y mejorar aspectos concretos del mundo en el que vivimos en las áreas de salud, movilidad y cultura aseguradora.

La convocatoria, en su segunda edición, ha recibido un total de 232 proyectos creados por científicos, investigadores, emprendedores, estudiantes de universidades y escuelas de negocios. De ellos, 26 pasaron a las tres semifinales, celebradas en Ciudad de México, Sao Paulo y Madrid, de donde salieron las 9 finalistas en las tres categorías que han participado en un programa de mentoring para potenciar la visibilidad de sus proyectos.

Los 9 finalistas se han enfrentado en la mañana de este miércoles a las preguntas del jurado, formado por expertos en innovación social. En su valoración, han tenido en cuenta los proyectos con mayor potencial de impacto social y los más viables desde el punto de vista técnico, económico y organizativo.

Antonio HuertasAyer en el auditorio del Museo de Arte Reina Sofía, por fin, se conocieron los ganadores en cada categoría. Cada uno de ellos se embolsará 30.000 euros para que pueda desarrollar el proyecto. Porque, como señaló ayer en la entrega de premios el presidente de MAPFRE, Antonio Huertas, “el impulso de estos premios abre muchas puertas”. En este sentido, mencionó a los tres ganadores de la primera edición. A Salva Gutiérrez, ganador de la categoría e-health y creador de MJN Neuroserveis, que está a punto de empezar a comercializar un pequeño dispositivo electrónico capaz de predecir las crisis epilépticas; Comunidad 4 Uno, proyecto ganador en la categoría Insurtech,- que creó una aplicación móvil que ya permite a 2.000 empleadas del hogar de México acceder a seguros básicos por menos de 5 euros al mes; y Scoobic, vencedor de la categoría de Mobility and Road Safety, que ha fabricado un vehículo sostenible para el reparto que, además, salva vidas y que próximamente comenzará a circular por Madrid.

En su intervención, Huertas ha destacado la necesidad de que las empresas impacten en la sociedad, actuando para, además de obtener crecimiento empresarial impulsar el social. “Las empresas no tenemos otra opción”, subrayó.

Por último, anunció que desde hoy, 11 de octubre, se abre la tercera edición, “porque hay muchos proyectos de impacto social que están pidiendo su oportunidad”.

La ceremonia ha sido clausurada por Cristina Gallach, alta comisionada para la Agenda 2030, quien ha reconocido que “estamos avanzando bien» en el impulso de los objetivos de la Agenda, pero que el compromiso debe ser de todos, de las Administraciones Públicas y también de las empresas, tanto de las grandes como MAPFRE como de las pequeñas.

En la imagen que abre esta información, de izquierda a derecha, Antonio Huertas, presidente de MAPFRE; Júlio Dantas, CEO de Neurobots; Maribel Torcat, fundadora de Mibkclub; Cristina Gallach, alta comisionada para la Agenda 2030; Javier Pita, CEO de NAVILENS e Ignacio Baeza, vicepresidente de MAPFRE y Fundación MAPFRE