scooter eléctricaMe llamo Cristina, llevo prácticamente toda mi vida ‘sobre ruedas’ y creo que el sector del automóvil se enfrenta a un verdadero ‘tsunami’ tecnológico y social. Hemos pasado de la Automoción a la Movilidad. Es un nuevo paradigma rápido, incesante, que ha dado paso a soluciones y modelos de negocio que eran impensables dos décadas atrás.

La Movilidad ha pasado de ser de ‘la persona afortunada’ a un derecho universal, en el que todos y cada uno de nosotros tenemos que poder acceder a desplazarnos libremente, con el añadido de hacerlo de forma eficiente y provocando el menor impacto posible al medio ambiente.

Actualmente, hablamos de movilidad activa, movilidad colectiva, vehículos compartidos, micromovilidad, movilidad privada, cualquier modelo a día de hoy es válido… aunque es curioso como a fin de cuentas nuestra movilidad es exactamente igual a la de los griegos de hace 5.000 años. Me refiero a la forma de movernos: como seres humanos dedicamos una hora de media a movernos y esta hora de media es la que no ha cambiado. Hoy nos desplazamos más rápido, las distancias son más largas y ocupamos demasiado espacio en cada recorrido.

Sólo en Madrid, donde el tiempo medio de desplazamientos al trabajo es de 62 minutos, la tasa de ocupación del vehículo es de 1,24%. Esto quiere decir que prácticamente cada trabajador que emplea el vehículo privado lo hace solo, pasando de ocupar el volumen de su cuerpo al volumen de un coche que para poder ser aparcado requiere de una superficie libre de 12 metros cuadrados.

El reto en la Movilidad no es crear nuevos modelos más sostenibles, que ya existen y podrían ser desarrollados, sino reflexionar en cómo ocupar el menor espacio posible en nuestros desplazamientos.

La planificación urbanística como palanca del cambio

El 48,5% de los españoles vivimos en grandes ciudades, por encima de la media europea, en el 40%. Solo en ciudades como Madrid o Barcelona se producen cuatro millones y medio de desplazamientos cada día, ya sea caminando, en bicicleta, en patinete, en coche particular o compartido, en metro o en autobús.

La falta de infraestructuras actuales limita el desarrollo de automóviles sostenibles como puedan ser los eléctricos, a los que al espacio del vehículo se le debe sumar el de los espacios de carga.

Es cierto que en muchas ciudades ha sido la mejora del medio ambiente el factor impulsor para poner las primeras limitaciones al motor en la ciudad. La contaminación en las ciudades se reparte entre vehículos, servicios domésticos y producción industrial. Hay que señalar que las dos últimas fuentes de contaminación llevan, en la mayoría de los casos, muchos años de regulación a sus espaldas; sin embargo, la Movilidad está actualmente descubriendo todas las posibilidades.

Es importante que cada actor asumamos nuestra parte de responsabilidad y ofrezcamos soluciones desde nuestro ‘saber hacer’. En el caso de Allianz Partners, contamos con décadas de experiencia en el área de la Movilidad y nuestra labor empieza por ofrecer Asistencia Sostenible a vehículos eléctricos, una asistencia que ha evolucionado con los años y que ahora continúa su transformación a pasos agigantados. Un ejemplo de ello es la solución de recarga in-situ que permite a los conductores proseguir con su viaje y recorrer 50 km más, incluso después de haberse quedado sin batería en su coche.

Tenemos la oportunidad de replantear nuestros espacios y eso supone diseñar un ecosistema más seguro, más eficiente y, por supuesto, más sostenible. La nueva Movilidad es un cambio en la forma del que todos podemos participar y por qué no, que el desplazamiento medio pase de una hora a media.

allianz partners logo


Allianz Partners - Cristina Rosado Head de MovilidadSobre el autor del artículo

Cristina Rosado es Head de Movilidad de Allianz Partners España.