Cálculo aprovechó su jornada en la Semana del Seguro para presentar ‘e-Tica Re’, un software integral para optimizar la gestión del reaseguro cedido. Diogo Moraes, director general de Cálculo, destacó la relevancia que tiene hoy en día el reaseguro y la mayor aún que tendrá con la entrada en vigor de Solvencia II. Explicó que, según un estudio que ha realizado su compañía, el 83% de las aseguradoras reconocen que sus sistemas de gestión no cumplen lo necesario para el reaseguro.

Jornada de Cálculo

Joaquín Coll, director comercial de NACIONAL DE REASEGUROS, habló de la información como base en la toma de decisiones del reaseguro. Afirmó que nos encontramos “en un momento especialmente bondadoso en el sector asegurador, al producirse menor actividad económica y otros factores que derivan en una menor siniestralidad”. En su intervención explicó, entre otras cosas, que la información es necesaria para “el control de la cartera y del fraude, el establecimiento de precios o la modelización del reaseguro”.

Ángela Aires, responsable funcional de producto de Cálculo, fue la encargada de presentar su nueva solución informática. Indicó que la crisis ha afectado a todos los sectores y, por supuesto, al asegurador también. Resaltó que con la llegada de Solvencia II hay más preocupación por controlar el riesgo y supondrá, para el reaseguro, convertirse en pieza clave. En cuanto a los programas de gestión, destacó que las aseguradoras demandan sistemas ágiles y flexibles, y “que tengan un gran detalle de la información”.

A continuación se celebró una mesa redonda bajo el título ‘Qué está haciendo el sector para innovar y mejorar la eficiencia en la gestión del reaseguro?’ en la que intervinieron Javier Gonzalvez, director de reaseguro de MUTUA MADRILEÑA; Carmen Álvarez, responsable del Departamento de Reaseguro Ibérico de ALLIANZ; Daniel Quermia, subdirector general-CFO de MAPFRE RE, y Joaquín Coll. La principal conclusión del debate es que la información tiene, y adquiere, cada día mayor importancia.

Asimismo, se destacó la necesidad de que las entidades se doten de herramientas que las permitan interpretar la gran cantidad de información que manejan. Quedó patente que es necesaria una estandarización en la forma en la que las compañías de seguros y reaseguros se intercambian información, algo que, por el momento, parece estar lejos de llegar, y que provoca una gran cantidad de burocracia que sería salvable con unos estándares definidos.