¿Se pueden realizar valoraciones de daños de autos en 3 minutos gracias a la Inteligencia Artificial (IA)? No solamente se puede, sino que Admiral Seguros ya está utilizando esta tecnología de Tractable en España para evaluar con precisión el daño del vehículo con fotos enviadas a través de una aplicación web.

“Desplegaremos nuestra IA para crear valoraciones de daños en autos, de manera que Admiral pueda generar ofertas de pago inmediatas a sus asegurados. La IA completa las complejas tareas que un perito normalmente ejecutaría y produce una valoración de daños en segundos, a menudo sin necesidad de revisión posterior. Al enviar fotos a la app mientras declaran un accidente, los asegurados pueden resolver sus siniestros en minutos, incluso mientras están en su llamada telefónica inicial”. Nos cuenta Gabriel Nieto, responsable de Desarrollo de Negocio para Iberia y Latinoamérica desde 2019 de Tractable, quien resume las ventajas de la IA en una frase: “La inteligencia artificial permite que la industria tome decisiones mejores y más rápidas”.

«La inteligencia artificial permite que la industria tome decisiones mejores y más rápidas»

Junto a sus compañeros Björn Mattsson (jefe de Investigación) y Alejandro Chicoma (ingeniero de motores), Gabriel Nieto ha impartido un seminario online, organizado por INESE, en el que han realizado una valoración de un Audi en tres minutos demostrando que “no es ciencia ficción”. “Usar la IA es como tener a un perito que ha visto a millones de vehículos y que además completa esa valoración en cuestión de segundos. Un perito que nunca se cansa y siempre es consistente, vea un vehículo o cientos en un solo día”, detalla Nieto. “Una IA bien entrenada puede procesar las fotografías de daños en autos, predecir los costes de reparación muy rápidamente y acelerar la toma de decisiones en las aseguradoras”, añade.

Reticencias en el mercado

Sin embargo, entiende las reticencias que se ha encontrado en algunas compañías y tiene una explicación: “Muchas aseguradoras no se creen que esto funcione. Esto se debe a que quizá han probado en el pasado soluciones que no han arrojado los resultados deseados o que lo han intentado desarrollar de manera interna. Para que la IA sea capaz de rendir al nivel de un ser humano necesitamos dos ingredientes que no son fáciles de conseguir. Por un lado, datos, millones de datos. Y muchas veces no es suficiente con los que pueda disponer una aseguradora o incluso los datos con los que pueda contar un solo país; necesitamos un dataset mucho más grande, al que es más difícil de acceder y que, además, tiene un coste. Pero, después, necesitamos crear y mantener un equipo académico especializado en machine learning, computer vision, inteligencia artificial… que sea capaz de convertir esos datos en una IA que funcione como un ser humano”.

«Una IA bien entrenada puede procesar las fotografías de daños en autos, predecir los costes de reparación muy rápidamente y acelerar la toma de decisiones en las aseguradoras»

En el caso de España, hay otro aspecto, subraya, que es “la preocupación de que el uso de esta tecnología aumente el coste medio de reparación”. A estos reticentes, una recomendación: “prueba la tecnología porque ayuda a despejar las dudas muy rápidamente. Simplemente haz un test, incluso sobre tus propios siniestros”. Para realizar estas pruebas piloto, que se hacen con valoraciones de daños en tiempo real, no es necesaria la integración de la plataforma de Tractable que, por otra parte, es muy sencilla, ya que se encuentra en la nube.

Daños ocultos

Pero ¿qué pasa con los daños que no son visibles en la imagen? “La IA comprende y valora los daños que son visibles en una fotografía, lo mismo que un perito humano sería capaz de ver en esa misma fotografía. Con esto quiero dejar muy claro que la IA no es capaz de hacer absolutamente todo. Es decir, los daños ocultos, los daños internos, no es viable valorarlos con esta tecnología a día de hoy y nosotros somos supertransparentes con nuestros clientes desde el principio”, aclara el responsable de Desarrollo de Negocio para Iberia y Latinoamérica de Tractable.

Es decir, la IA actúa igual que un perito que puede sospechar que hay daños estructurales y le puede pedir al taller que haga las operaciones necesarias para verificarlo. “Nuestra IA ha sido instruida con millones de fotografías que han incluido daños estructurales y puede alertar a la aseguradora de que el siniestro tiene todas las papeletas de tener daños estructurales para que se verifiquen», desvela.

La tecnología de Tractable adaptada para Admiral Seguros

Fraude

Otra de las dudas es cómo afronta la IA de Tractable el posible fraude. “A medida que se implementan nuevos procesos, y aceleras el proceso de gestión de siniestros, siempre hay quien intenta cometer nuevos tipos de fraude, como manipular las fotografías. Y la única manera de identificarlos es mediante la cooperación con la aseguradora, y añadir y actualizar los módulos relevantes capaces de detectar este tipo de fraudes, pero es necesario que sea un esfuerzo conjunto, un trabajo realizado por la aseguradora, y cuando sea posible, con la ayuda del proveedor”, confirma.

Peritos y talleres

¿Y los peritos? ¿Significa que esta tecnología supone el fin de la profesión? En absoluto. La IA de Tractable logra que puedan hacer “un uso más eficiente de su tiempo”. Como ejemplo, la colaboración de Tractable con la japonesa Tokio Marine. Ahora, las fotografías del coche siniestrado y la valoración de daños por parte del taller pasan por Tractable, cuya IA analiza todo y destaca al perito aquellos aspectos clave que necesitan ser modificados, ser negociados, con los talleres. “Lo que permite es que el perito se centre en aquellas partes relevantes de una valoración de daños destacada por la IA y no tener que hacer la valoración al 100%. La IA se encarga de todas aquellas tareas repetitivas, simples, innecesarias, de manera que nuestros peritos se pueden centrar en trabajar más rápidamente en aquellos casos que son más complejos”, insiste el responsable de la insurtech.

La IA de Tractable permite que los peritos puedan hacer «un uso más eficiente de su tiempo»

En el caso de los talleres, “una IA correctamente entrenada permite, por ejemplo, minimizar todo el tira y afloja entre taller y aseguradora a la hora de acordar las diferentes operaciones de reparación que hay que realizar en el automóvil gracias a la aprobación automática de las reparaciones de manera que el taller puede comenzar antes con ellas. Y, al tiempo, las compañías se aseguran de que el 100% de estas se realizan según los mejores y más seguros estándares”.

Imagen de la liquidación obtenida en la demostración en tiempo real realizada en el seminario online organizado por INESE

Futuro

El COVID-19 ha traído muchos desafíos nuevos a la industria aseguradora. También a las aseguradoras de autos. Uno de los impactos ha sido “una mayor urgencia” en el mercado de la tecnología virtual. “Las aseguradoras están buscando tecnologías que puedan ayudar a sus peritos, a sus talleres y que, además, puedan proporcionar experiencias sin contacto para sus asegurados. Pero esto no es algo nuevo. Para nosotros es más bien la aceleración de una tendencia que ya estaba en marcha. La IA permite reducir las interacciones innecesarias. Es algo especialmente de interés por el coronavirus, pero es el futuro de todas formas”, avanza Gabriel Nieto.

“El ritmo de la innovación no se está ralentizando sino todo lo contrario, está acelerándose a medida que las aseguradoras se dan cuenta de que la IA es el futuro y es capaz de marcar ya la diferencia incluso en la actualidad”, adelanta.

A corto y medio plazo llegarán más acuerdos en Latinoamérica, Sudeste Asiático, Escandinavia y en España, donde están trabajando para dar respuesta a un nuevo caso de uso requerido en nuestro mercado: la verificación de daños preexistentes. “Creemos que con cambios menores es posible adaptar nuestra tecnología a este caso. Además, tenemos a nuestro equipo de I+D trabajando en ello”, concluye.