movilidad nueva movilidad futuro movilidad carretera app móvil smartphone ciudad panorama skyline coche autosLas aseguradoras tendrán que evolucionar y pasar de las ofertas tradicionales de seguros de automóviles a la ‘protección de la movilidad’, a medida que los usuarios en entornos urbanos adopten nuevas soluciones de movilidad que incluyan opciones multimodales autónomas, conectadas, eléctricas y compartidas (ACES). Así se prevé el futuro del sector en este ámbito de acuerdo con el Informe Mundial sobre Seguros de No Vida de Capgemini, realizado en colaboración con Qorus.

El estudio muestra que la adopción de la micromovilidad, los vehículos compartidos y las alternativas de transporte multimodal entre usuarios en entornos urbanos se duplicará, pasando del 29% actual al 58% en 2025. Además, este cambio en el comportamiento de los consumidores multiplicará por ocho las cuotas de los vehículos ACES, que pasarán de 0,07 billones de dólares a 0,57 billones en 2030.

Esta nueva ola de movilidad, según el informe, exigirá que las aseguradoras pasen de asegurar los bienes a proteger los desplazamientos: el 42% de los asegurados quiere una única póliza que les cubra con independencia de su medio de transporte, tanto si conducen un coche como si utilizan un servicio de transporte compartido. Además, se confirma también una mayor atención de los asegurados por la sostenibilidad: en concreto, hay más interés por los vehículos conectados y de energías alternativas (66% de os encuestados a nivel global) y por los vehículos autónomos (49%).

Tecnología para satisfacer las expectativas

Ante esta revolución de la movilidad, las aseguradoras se enfrentan a importantes retos para poder cubrir estos desplazamientos: el 63% confirma estar preocupada por la capacidad de su tecnología y el 45% por la evolución de las expectativas de los clientes. En el caso de España, la segunda preocupación es la monetización (50%), muy por encima de la media global (37%).

Sin embargo, actualmente, solo un 29% de las aseguradoras a nivel global afirma tener la capacidad necesaria para desarrollar productos y satisfacer así estas expectativas (un 25% en el caso de España) y un 26% el talento adecuado para ofrecer soluciones de movilidad centradas en el cliente (13% en el caso de España). Además, solo el 21% dice haber avanzado en la elaboración del nuevo ecosistema de movilidad en el que cada vez son más populares los modelos de seguros embebidos y que ofrezca seguros de suscripción modulares con coberturas sin fisuras, al tiempo que se prestan servicios diferenciados y de valor añadido.

El informe destaca que, para el 67% de las aseguradoras, una hoja de ruta tecnológica bien definida y orientada a la gestión de la movilidad es fundamental para tener éxito en el futuro. Sin embargo, sólo una de cada tres (33%) afirma disponer de una. Para satisfacer estas expectativas, las aseguradoras deben aprovechar su experiencia en riesgos y asociarse con especialistas en el ecosistema de la movilidad, como insurtechs y bigtechs.

El panorama en España

En nuestro país, los consumidores tienen mayor disposición por adoptar opciones de movilidad innovadoras: un 75% apoyaría las energías alternativas y elegiría un vehículo eléctrico, mientras que el 53% se decantaría por un vehículo autónomo. Este dato está por encima de la media de consumidores globales, con un 66% y 49%, respectivamente.

En cuanto a los servicios, en España el 44% de las aseguradoras prevé ofrecer supervisión de riesgos y servicios de asesoramiento y un 25% asistencia en carretera en tiempo real, situándose por encima de la media mundial, con un 38% y 20%, respectivamente.

En cuanto a las capacidades tecnológicas, las compañías en nuestro país tienen que pisar el acelerador: las que tienen un menor grado de madurez (6%) son la Inteligencia Artificial y el Machine Learning. Sin embargo, la herramienta que más ha evolucionado es la automatización robótica de procesos (RPA), con un 44% (muy por encima de la media global del 27%); seguida del Cloud (22%) y los gemelos digitales (19%).

Respecto a los clientes, tres cuartas partes priorizan cuotas personalizadas en los servicios contratados (75%) y mejoras del procedimiento a la hora de realizar una reclamación a la aseguradora (74%).

“Las aseguradoras españolas deben acelerar su madurez en toda la cadena de valor para obtener beneficios: desarrollo de producto, marketing y distribución o suscripciones, todas ellas situadas por debajo de la media global. Sin embargo, con respecto a la gestión de riesgos, España se encuentra 9 puntos por encima de la media con un 38% (frente al 29%)”, indica el informe.