movilidad del futuro

Como estamos viendo, el cambio en la movilidad, principalmente en las grandes ciudades, va a alterar la forma de negocio de las compañías del ramo de Autos como lo habíamos conocido.

Lógicamente, no será un cambio de hoy para mañana, pero todos somos conscientes de la velocidad a la que se producen ahora. Por ello, los denominados SAaaS (Servicios Aseguradores as a Service, haciendo una licencia spanglish) puede ser la solución a poner en marcha entre 5-10 años.

Con el cambio en la movilidad están surgiendo nuevas necesidades antes no existentes:

  • la tecnología de los propios vehículos (baterías, conectividad, software)
  • la infraestructura necesaria para los mismos (electrolineras, red 5G, cámaras, sensores, sistemas de alumbrado o semáforos en las smart cities)
  • la forma de movernos asociada a los modelos de servicios, de pago por uso, de movilidad sostenible y responsable no contaminante
  • la restricción al acceso al centro de las grandes ciudades o el crecimiento de las mismas
  • incluso la posibilidad de disfrutar de estos servicios de movilidad en caso de desempleo al ser usuario habitual de estos servicios
  • disponer de modelos más o menos premium según la necesidad de cada día (incluyendo furgonetas pequeñas de reparto o un modelo VTC para realizar el trabajo diario, y no solo el deslazamiento particular)

Seguramente, en la mentalidad tradicional de las aseguradoras (podríamos decir poco ágil o acostumbrada a pocas carreras de velocidad), el momento que vivimos es de relativo impasse. Se les plantean diferentes incógnitas, como ya hemos visto, de tecnología y legislación, principalmente hasta ver cómo los modelos de negocio se asientan en las diferentes partes del mundo. Pero es inevitable ir dando pasos y para eso hay diferentes estrategias:

  • fijar estrategias de movilidad
  • trabajar de la mano de los supervisores en una nueva legislación que les permita adaptarse y no solo cumplir lo que les pueda venir
  • alinear tecnología y negocio; no hacerlo ha desaparecido de la faz de la tierra para siempre
  • encontrar aliados de valor, que permitan recorrer el camino juntos de forma variada (startups y corporates)
  • y no menos importante, pensar que los procesos cambiarán al 200% inexorablemente; esto no tiene marcha atrás y los procesos deberán estar marcados por la experiencia de cliente, y no al revés.

Pensemos en el coste de la movilidad: es el 9% del gasto de las familias. ¿Tiene sentido entonces trabajar en disminuir ese coste? ¿Y en asegurar que ese coste no se incremente? Ahí estaríamos atacando dos puntos importantes como aseguradoras si somos capaces de interactuar con el cliente dando una buena experiencia al mismo o mejorando la actual. Porque ahora, el seguro deberá asegurar la experiencia, la facilidad de movimiento, la facilidad de uso, el llegar ágilmente de un punto “a” a uno “b” o incluso la imposibilidad de contratar un servicio de movilidad porque mi móvil se ha quedado sin batería. Necesitamos un lugar donde poder hacerlo para llegar a casa después de una larga jornada de trabajo, y no tanto el vehículo en propiedad que hay que lavar los domingos y sirve para marcar nuestra posición social.

¿Quieres conocer más sobre la evolución del negocio asegurador en el ramo de Autos gracias al ecosistema MaaS? El estudio ‘La nueva movilidad y futuro de Autos’, que acaba de lanzar INESE, te lo cuenta.