Cuando hablamos de organización de eventos, solemos pensar directamente en un evento creado por una empresa para sus clientes externos, esos que le van a comprar un producto o contratar un servicio y, por lo tanto, van a aportar una ganancia a la compañía. De esta forma, el dinero destinado al evento se entiende como una inversión, pero ¿Si parte de ese dinero lo destinas a tu público interno? ¿Sigues creyendo que se trata de una inversión?

Tu respuesta siempre debe ser afirmativa. Un SÍ rotundo.

Como organización tienes dos tipos de público igual de importantes: externos e internos. Estos segundos son tus empleados y el verdadero motor de la empresa, razón por la que debes prestar especial atención a la comunicación que les brindas. La opinión de un trabajador descontento puede ser mucho más dañina que un comentario negativo de un cliente molesto.

De tal forma que para una empresa la comunicación interna debe ser igual de importante o más que la comunicación externa. Por lo que el presupuesto que destines a mantener informados a tus empleados siempre será una inversión y no un gasto. No te olvides que tus trabajadores son tus mejores embajadores. Si reciben información sobre su empresa en el momento adecuado y de forma atractiva, clara y original, estos se sentirán parte de ella y los mensajes que lancen al exterior serán muy diferentes.

Como ya te hemos contado en este blog, los eventos pueden convertirse en los mejores aliados para conectar con nuestro público. Así un evento interno se convierte en un instrumento de comunicación que genera motivación y un gran sentimiento de pertenencia. Sé original, ve más allá de la cena de empresa de todas las navidades e invierte en nuevas formas de comunicarte con tus empleados.

Una buena gestión de eventos internos puede reportarte numerosos beneficios: refuerza la cultura corporativa empresarial, mejora la motivación de la plantilla y sus relaciones, consigue que tus empleados dejen de ser un grupo y pasen a ser un equipo (siempre se trabaja mejor en equipo), genera compromiso por parte de los empleados (un valor cada vez más difícil de encontrar) … Y, por supuesto, también notarás como aumentan tus beneficios, puesto que un empleado motivado y contento es mucho más productivo en su trabajo diario.

Hay diferentes tipos de eventos internos en función de los objetivos que se quieren alcanzar.

Leer más