CUESTA Y ALEGRÍA ha sido una de las empresas afectadas por el incendio que se cobró una víctima mortal en el centro de Oviedo hace unos días.

En un comunicado, desde la correduría han destacado que aunque las oficinas no se vieron afectadas directamente por las llamas, el inmueble en el que se encuentra lleva desalojado por seguridad desde el día del siniestro. Sin embargo, se mantiene el ritmo de trabajo con total normalidad desde el mismo día del incendio, no habiendo interrumpido las gestiones y procesos que se estaban realizando en el momento del fuego y el posterior desalojo.

Esta correduría cuenta con el servicio de ebroker en la nube, una herramienta que salvaguarda la totalidad de los datos y operaciones de la empresa permitiendo que el trabajo se pueda retomar con rapidez y normalidad en situaciones de extrema gravedad. Gracias a esto, no se ha perdido ni un solo minuto de trabajo y los clientes no han sufrido inconvenientes derivados del siniestro.