ciberseguridadEl mercado mundial de los ciberseguros se prepara para otro año de crecimiento en 2024, pero los expertos advierten del aumento de los riesgos que acechan bajo la superficie. Tras registrar un crecimiento récord en 2023, con un aumento vertiginoso de los volúmenes de negocio de los ciberseguros en todo el mundo, el último Insurance Risk Monitor de OAC, prevé una trayectoria similar para 2024. Este crecimiento se atribuye tanto a una mayor penetración en los sectores empresariales establecidos como a la adopción por parte de industrias emergentes.

Sin embargo, aunque el entorno de tarificación sigue siendo en gran medida rentable, los expertos advierten de que el riesgo a la baja ha aumentado significativamente. Entre los factores que contribuyen a este riesgo se encuentran la utilización de la IA por parte de los ciberdelincuentes, el aumento de las amenazas de ataques patrocinados por el Estado y el aumento de la exposición debido a los dispositivos interconectados.

A pesar de la intensificación de la competencia, el monitor apunta que las tarifas actuales se consideran suficientes para obtener beneficios de suscripción. En particular, las recientes exclusiones de los ciberataques respaldados por el Estado en las pólizas cibernéticas independientes han llevado a algunas empresas a buscar cobertura en otra parte. Sin embargo, este cambio no ha frenado sustancialmente el aumento global del volumen de primas.

Bharat Raj, responsable de los mercados londinenses de OAC, ha declarado: “El ciberseguro sigue siendo un mercado atractivo para los aseguradores tradicionales y el capital nuevo, y existen buenas oportunidades de crecimiento y de beneficios de suscripción”.

«El compromiso con los tomadores de seguros, los titulares de coberturas y las cedentes es fundamental para garantizar un buen rendimiento de la suscripción. Los tomadores de seguros y las cedentes buscan cada vez más a sus socios aseguradores en busca de experiencia y asesoramiento para mitigar el riesgo cibernético en primer lugar. Trabajar en colaboración suele ser rentable, ya que puede ayudar a mejorar la experiencia de los siniestros y las tarifas de las primas, ya que los asegurados aprecian los servicios de valor añadido que se les ofrecen”, añade.

Por su parte, los actuarios y los gestores de riesgos tienen un papel importante en el actual entorno cambiante. “Es probable que sea necesario ajustar la experiencia histórica para reflejar los cambios en el entorno general de riesgo, las condiciones de cobertura y la combinación de sectores cubiertos a medida que evoluciona este ramo”, matiza Raj. Además, explica que están en una posición única para ayudar a las aseguradoras a comprender el riesgo a la baja y los factores de acumulación de pérdidas en toda la cartera cibernética: “Han surgido varios modelos de proveedores para el ciberseguro, pero aún están en una fase incipiente y no han alcanzado la misma madurez que los modelos de catástrofes naturales”, comenta.

“Los análisis de escenarios y las profundizaciones actuariales son probablemente las mejores herramientas disponibles actualmente para llegar a comprender realmente el riesgo de cola”, concluye el experto.