telemedicinaLa Covid-19 ha acelerado el imparable proceso de transformación digital de todas las empresas y en mucha mayor medida de aquellas dedicadas a ofrecer servicios relacionados con la salud. Es el caso de las empresas aseguradoras que con anterioridad a la pandemia tan solo tenían incorporadas algunas prestaciones medidas a distancia, como chats para consultas, y desde marzo de 2020 han incrementado de forma acelerada su oferta.

De todo este nuevo panorama, en el que ya llevamos muchos años inmersos en Ever Health, tuvimos la oportunidad de hablar en el Global Summit for Insurance Innovation. Nuestra empresa nace varios años antes de la pandemia, de ahí que contemos con una demostrable y amplia experiencia en prestar servicios de telemedicina y en el manejo de tecnología avanzada para atender consultas y realizar diagnósticos en centros escolares, residencias geriátricas, centros comerciales o aseguradoras, entre otros.

Esa experiencia nos permite afirmar que la telemedicina, que no sustituye a la prestación presencial de medicina, sí la puede complementar aportando numerosas ventajas y es, sin duda, una solución alternativa a la medicina tradicional en muchos casos.

Acceder a un médico de forma segura, inmediata, sin esperas y desde el lugar donde nos encontremos son las principales ventajas que ofrece la telemedicina de cara a los usuarios. Y son muchas las empresas que, a raíz de la pandemia, han descubierto que cuidar de la salud de su plantilla es más importante que nunca y ofrecer a sus trabajadores salud es un valor añadido que beneficia a todos.

Es en este punto donde la telemedicina cobra especial relevancia para un buen número de compañías, como las aseguradoras o las de asistencia en viaje. En cuanto a las primeras, ofrecen con servicios médicos a través de la telemedicina un valor diferencial real que no repercute en costes ni trámites añadidos a sus clientes tras la contratación de una póliza. “La telemedicina pretende integrarse de manera natural en los procesos de asistencia”

Telemedicina en viajes

En el caso de las empresas de asistencia en viaje, con un simple SMS a modo de triaje pueden valorar si es necesario derivar a un centro hospitalario o enviar un recurso al lugar desde el que se realiza la consulta. De esta forma pueden resolverse el 67% de las consultas médicas realizadas en viajes.

Este es el método por el que nuestros profesionales médicos están resolviendo incidencias en viaje de compañías líderes. Todo ello desde la base asistencial, y con el foco en los cuatro retos que para Ever Health debe cumplir la telemedicina y que son pilares básicos a la hora de trabajar: seguridad de la información y de los datos, cumplimiento legislativo, calidad asistencial y accesibilidad y usabilidad.

Médico y paciente deben poder interactuar en una consulta con los máximos estándares de seguridad. La protección de datos es algo básico e imprescindible. Estamos hablando de salud, y los datos están sometidos a una mayor protección por lo que es fundamental implementar todas las medidas de seguridad necesarias para garantizar la confidencialidad y su tratamiento. En Ever Health también contamos con la certificación ISO 27001, que vela por la seguridad de la información y que esta sólo sea accesible por aquellos que tienen permiso para ello.

En cuanto a la calidad asistencial, contamos con profesionales -médicos, psicólogos y nutricionistas- que son punteros en atención médica a distancia en España y que consiguen, con empatía, cuidando mucho los detalles y escuchando a los pacientes, que una consulta en el entorno virtual se desarrolle exactamente igual que en un entorno presencial.

Por otra parte, esos profesionales hacen uso de la última tecnología. En Ever Heath hemos ido incorporando los dispositivos más avanzados, que nos permiten solventar la barrera digital auscultando, por ejemplo, en streaming y a tiempo real.

También esa experiencia nos ha permitido hacer accesible la telemedicina a colectivos con discapacidades, como invidentes. Es precisamente esa accesibilidad uno de los grandes retos de la telemedicina, ya que cualquier colectivo debe acceder a ella independientemente de su situación personal o de su conocimiento tecnológico.

Tener una plataforma totalmente accesible e inclusiva es fundamental, por eso debemos trabajar con perspectiva y teniendo en cuenta las necesidades de cualquier persona para facilitarle su usabilidad a golpe de click tal y como hoy accedemos a muchas otras tareas que ya forman parte de nuestro día a día.