Preocupación por la telemedicina de operadores tecnológicos sin experienciaLa Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE) ha mostrado en un comunicado su “preocupación” por la irrupción en el mercado de servicios de telemedicina ofertados por parte de operadores tecnológicos “sin ninguna experiencia ni relación previa con el sector de provisión sanitaria”.

Desde esta patronal se considera “alarmante” la nueva creación de servicios de consultas médicas a distancia como el que ofrece ‘Movistar Salud’, a través de su alianza con la americana Teladoc Health. Señala que está “soportado en una censurable falta de transparencia al usuario, al desconocerse información clave de un servicio esencial como el sanitario: cuadro médico, perfiles profesionales y autorizaciones preceptivas. El paciente desconoce qué méritos y experiencia poseen los supuestos facultativos encargados de atender el servicio de telemedicina ofertado por la operadora de telecomunicaciones”.

Competencia desleal

Además, denuncia que este servicio “es un ejercicio de competencia desleal al intermediar en condiciones entre 5 y 10 veces por debajo de la cuota mensual del promedio del sector de seguros de salud”. ASPE define esto como “dumping, teniendo en cuenta que la cuota mensual de servicio que comercializan se sitúa en 3,5 euros, muy por debajo de su precio normal o incluso de su coste de realización, con el fin último de captar masivamente usuarios, mediante su acceso a una nutrida masa crítica de usuarios de sus servicios de telecomunicaciones, reducir empresas de provisión sanitaria y apoderarse de una parte sustancial del mercado”.

Según ASPE, “algunos operadores de provisión sanitaria han recibido directamente la propuesta de Teladoc Health para ofrecer la derivación de los pacientes que no pudieran directamente atender de forma virtual, ante la probable falta de recursos propios suficientes. Para ASPE, esas maniobras hablan con nitidez de la deficiente propuesta comercial lanzada por el operador español”.

ASPE afirma que “ha defendido y aboga siempre por la libertad de decisión de los ciudadanos y las condiciones de libre competencia”, pero al mismo tiempo, “defiende la especial protección que merece la atención sanitaria, como derecho esencial recogido en el artículo 43 de la Constitución y en el 35 de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea”.