colaboraciones - Servidor_VPSUn servidor privado virtual suele abreviarse como VPS o VDS. Es un método de partición de un servidor en varios servidores virtuales independientes que tienen cada uno las características de un servidor dedicado. En este sentido, cada servidor puede ejecutar un sistema operativo diferente y reiniciarse de forma independiente, así el sistema del usuario puede estar totalmente virtualizado, paravirtualizado o un híbrido de ambos.

Algunos ejemplos de paravirtualización son los hipervisores Xen, Virtuozzo, VServer, OpenVZ (que es de código abierto y la versión de desarrollo de Parallels Virtuozzo Containers).

En otras palabras, los servidores virtuales son máquinas virtuales aisladas ubicadas en un servidor físico. Cada VPS está particionado para tener una cantidad definida de CPU y RAM, ancho de banda y almacenamiento SSD. Al particionar cada servidor, usted tiene el control total de los recursos de su VPS con lo cual, no tendrá vecinos ruidosos que puedan comprometer la seguridad y fiabilidad de sus sitios. Sin embargo, ¿Qué pros y contras se deben de tener en cuenta sobre el servidor VPS a la hora de digitalizar su empresa? A continuación, algunos de ellos.

Las ventajas de un servidor dedicado virtual

La principal ventaja de un servidor dedicado virtual es su modularidad. De hecho, cada VPS puede tener su propio sistema operativo. Esto significa que puede instalar varios servidores virtuales en la misma máquina utilizando un software de virtualización. Sin embargo, estos servidores permanecen completamente aislados unos de otros.

Cada VPS puede ser reiniciado independientemente. El aislamiento de cada servidor aumenta la protección de sus datos. El servidor dedicado virtual tiene todas las ventajas de un servidor dedicado clásico, pero sin las limitaciones de hardware. Además, a diferencia de un servidor compartido, usted se beneficia de todos los recursos del servidor dedicado, incluyendo un eficaz funcionamiento del sitio web con tráfico ilimitado sobre todo con servidores VPS de IONOS.

VPS: las desventajas

Si no tienes conocimientos técnicos de administración de servidores, el servidor virtual puede no ser para ti. Por otro lado, puedes añadir un servicio gestionado, que te libera de las tareas de instalación y mantenimiento. Además, con la opción de Plesk, tendrá acceso a un panel de control ergonómico que facilita la gestión del servidor.

Además, el rendimiento de un VPS es inferior al de un servidor dedicado tradicional. En efecto, el acceso a una aplicación virtualizada consume más recursos que el acceso a la misma aplicación en un servidor tradicional.

Cuando un servidor físico dedicado falla, todos los servidores virtuales que contiene se ven afectados. Sin embargo, los sistemas VPS suelen prever instalaciones redundantes para limitar los riesgos.

Por último, sin duda entre un alojamiento compartido y un servidor dedicado virtual, tenga en cuenta que este último es más caro.

Conclusión

En las primeras etapas de la digitalización de un negocio y de la creación de un sitio web, se puede optar por el alojamiento compartido porque las visitas al sitio web son todavía pequeñas y, por supuesto, más económicas.

Sin embargo, a medida que el sitio web crezca, el tráfico aumentará. Si hay más de 2000 visitantes al día en el sitio web, debería cambiar al alojamiento VPS inmediatamente.

Si se sigue obligando a utilizar un alojamiento compartido, el sitio web funcionará lentamente. La actualización a VPS le permitirá ajustar la configuración y los recursos necesarios, para que el sitio web sea siempre accesible con el mejor rendimiento.