La Escuela de Pensamiento de Fundación Mutualidad de la Abogacía junto con la Universidad Carlos III de Madrid y la Universidad Complutense de Madrid, han presentado el ‘Proyecto Aristóteles: primer algoritmo predictivo de edad biológica’.

Se trata de un estudio enfocado en esclarecer, a través de un nuevo algoritmo predictivo, las diferencias entre la edad cronológica, es decir, aquella que indica nuestro DNI y la edad biológica, la correspondiente a nuestro estado vital. El proyecto tiene una aplicación potencial en distintos ámbitos, como el social, económico o sanitario.

Una de las principales conclusiones revela que la edad biológica puede variar hasta en 12 años con la edad cronológica.

En la actualidad, el equipo investigador se encuentra trabajando en la creación de una herramienta que permita a cualquier individuo determinar su edad biológica de una forma sencilla. Este proyecto denomino Calculadora de la edad biológica, será presentada en los próximos meses y su uso será totalmente gratuito.

Fases de desarrollo

En concreto, para este estudio del desarrollo del algoritmo predictivo se han basado en dos fases principales: la imputación de la edad biológica y el cálculo de los scores.

En primer lugar, explican, se asume que la edad biológica es una variable que no se percibe a priori, por lo que el estudio primero imputa la edad biológica utilizando técnicas basadas en distancias a los individuos “medios” de cada edad. Una vez estimada la edad biológica, se identifican qué variables, como, por ejemplo, el género, el consumo de alcohol, la práctica de actividad física, etc., son predictores de la misma.

GenomaDesde la Escuela se detalla además que una de las principales aportaciones del nuevo algoritmo del Proyecto Aristóteles respecto a otros, es la incorporación de los efectos del perfil genético. Por ello, durante el desarrollo de la investigación se han llevado a cabo pruebas de carácter genético para identificar distintos biomarcadores que puedan influir o no en el algoritmo predictivo.

De hecho, puntualizan: «el estudio revela que el análisis del factor genético es la llave para una mayor precisión en el cálculo de la edad biológica«.

De la misma forma, variables como el Índice de Masa Corporal (IMC), la presencia de una o
más patologías, el estrés y un inadecuado descanso, han resultado ser de vital importancia
para el cálculo de la edad biológica, que en este caso la condicionan de manera negativa.