trabajo - despido - empleadoEl valor de las inversiones globales en insurtech cayó un 79,6% en 2021, según revela la base de datos de acuerdos de GlobalData, lo que está provocando la pérdida de puestos de trabajo y unas duras condiciones económicas en esta industria, suponiendo un flujo de problemas constantes para insurtechs que luchan este año.

Una de las historias más recientes es la de Lemonade, que redujo la plantilla de Metromile en un 20% tras completar la adquisición de la insurtech en agosto de 2022. Esto se produjo después de que Lemonade declarara previamente que no reduciría la plantilla. Otras insurtechs de alto perfil que han realizado movimientos similares en 2022 son Nova Benefits, que recortó el 30% de su plantilla en junio, y Zego, que recortó el 17% de su personal en julio.

Estas tendencias, según comenta Ben Carey-Evans, analista senior de seguros de GlobalData, se deben probablemente a una combinación de factores: “Como se ha destacado, la inversión en el sector se ha agotado un poco. Las rondas de financiación son esenciales para mantener a las insurtechs en funcionamiento en las primeras etapas antes de que sean rentables, por lo que la reducción de la inversión es una barrera importante”.

A finales de julio de 2022 se habían invertido 1.000 millones de dólares en esta industria, lo que representa el 49,5% de la cifra total anual de 2021, y sugiere que el crecimiento es poco probable en 2022.

globalData_inversionInsurtech_evolucion22“También es probable que en tiempos económicos difíciles -como una pandemia y ahora la crisis del coste de la vida- los consumidores se decanten por marcas conocidas y consolidadas, ya que confían más en que sobrevivan y paguen los siniestros. También es cierto que muchas insurtechs se centran en los seguros de aparatos o posesiones, que no son considerados una compra esencial por los consumidores. Por ello, es una línea que siempre se verá afectada cuando los ingresos disponibles disminuyan y los consumidores busquen reducir sus gastos”.

El analista añade: «Las aseguradoras tendrán que centrarse en ofrecer valor a los consumidores, ya que eso es lo que buscarán en el futuro inmediato. Esto puede lograrse recurriendo en gran medida a la inteligencia artificial para reducir los costes de tramitación, u ofreciendo productos innovadores como las pólizas de pago por uso y a la carta. Estos últimos permitirían a los consumidores controlar cuánto pagan o recibir cobertura sólo cuando sea estrictamente necesario».

La financiación en insurtechs se enfría

Lemonade vende la plataforma de soluciones empresariales de Metromile a EIS