La GFIA revela qué hacer y qué no hacer con los seguros abiertos

Los miembros de la GFIA tienen opiniones divergentes sobre si los beneficios potenciales de las iniciativas de seguros abiertos pueden compensar las posibles consecuencias no deseadas y los costes. No obstante, sí hay acuerdo sobre lo que se recomienda y lo que no se recomienda hacer para que reflexionen sobre una serie de cuestiones relacionadas con este tema.

Por ello, desde la GFIA ha hecho público una serie de recomendaciones sobre el concepto de seguro abierto.

En los últimos años, se han anunciado o puesto en marcha en todo el mundo varias iniciativas para abrir los datos relacionados con los seguros. Aunque el sector de los seguros ve posibles oportunidades en este concepto, también existen riesgos que deben considerarse cuidadosamente. “Con tantas jurisdicciones diferentes, los enfoques también difieren”, afirman.

En consecuencia, las opiniones sobre este tema nuevo y en desarrollo del intercambio de datos varían entre los miembros de la GFIA, explican.  Desde la Federación se remarca: “si los responsables políticos van a considerar la cuestión de los seguros abiertos, hay acuerdo sobre lo que se recomienda y lo que no se recomienda hacer para que reflexionen sobre una serie de cuestiones relacionadas con este tema”.

Cinco puntos para garantizar su mejor uso:

  1. Intercambio de datos con fines específicos
  2. Claridad para los propietarios de los datos
  3. Marcos y ámbitos de seguro abierto adecuados que tengan en cuenta el modelo de negocio de los seguros
  4. Igualdad de condiciones entre las entidades que comparten datos
  5. Seguridad adecuada de los datos