Si no vives en una cueva o te dedicas a la vida contemplativa habrás oído en los últimos meses el término Insurtech. Este proviene de la unión de las palabras insurance y technology. Entran en esta definición las nuevas startups que ofrecen productos digitales ligados a los seguros y aquellas compañías tradicionales que se han transformado digitalmente al nuevo entorno tecnológico en toda su dimensión (no muy común por el momento).

Five Architects Sitting Around Table Having Meeting

 

La clave del éxito de estas compañías es el uso de nuevas tecnologías (Blockchain, Big Data o Cloud Computing) y un conocimiento 360 del cliente gracias a soluciones de Customer Experience para crear, dentro del sector seguros, nuevas formas de ofrecer productos y servicios.

“Más que un nuevo rol de las aseguradoras, estamos ante una nueva manera de Actuar”. Andrés Romero – CEO Santalucía

 

Esta evolución del panorama asegurador, como ya sucedió con las fintech en el sector financiero, se debe a tres causas:

  1. Cambio de mentalidad del cliente debido a la evolución tecnológica
  2. La tendencia de asegurar nuevos conceptos promovido por el Internet de las cosas (IoT)
  3. Introducción de nuevos modelos económicos como la economía colaborativa

El impacto de hoy y de mañana

Por un lado tenemos el surgimiento de Startups especializadas en el mundo digital. Por el otro, Directores de grandes aseguradoras tradicionales que se dan cuenta de la importancia de la digitalización y comienzan sus propios proyectos o compran los de las primeras. Teniendo en cuenta que este fenómeno es un reflejo del fintech, no es difícil predecir el camino que tomará (y está tomando), lo que además influye en que el boom Insurtech haya tomado una velocidad exponencial.

Y, para quienes necesiten tocar para creer, sólo tienen que ver algunas estadísticas como las de Venture Scanner, como que el sector fintech tardó siete años (2006–2013) en conseguir el volumen de inversiones que el insurtech consiguió en sólo 4 (2011–2015), concretamente unos 2.500 millones de dólares.

 

Adaptación de las aseguradoras tradicionales

La sociedad actual demanda sencillez en los procesos, no pagar más de lo que debe y la posibilidad de resolver sus problemas donde y cuando quiere con una comunicación sencilla. Esto parece de lógica, pero no ha sido hasta ahora que le ha llegado al sector Seguros, donde muchos temen no estar preparados para hacer frente a las nuevas startups cuyo valor diferencial es justamente ese.

La panacea, una vez más, está en la tecnología. Sin embargo no se trata sólo de hacer una app móvil para que el cliente registre un siniestro y nosotros poder contarle al CEO que “ahora somos Digital” (pronunciado en inglés, que se lleva mucho ahora). Se trata de re-estudiar los procesos y en general toda la cadena de valor de nuestra organización para adaptarla, no sólo a lo que se está haciendo, sino a lo que se hará en el futuro.

Big Data y Customer Experience: ¿valor diferencial?

Por supuesto que aplicar el Big Data o potenciar el Customer Experience es imprescindible. De hecho, lo es a tal nivel que no se puede considerar un valor diferencial, pues quien no lo aplique simplemente desaparecerá y le quedará de recuerdo una bonita colección de bolígrafos con el logo de su empresa. Es por esto que la aplicación de estas tecnologías, entre otras, debe ser considerado más bien “lo mínimo para empezar a jugar”.

Grandes Directores de multinacionales del seguro, como Antonio Trueba, de Vidacaixa se han dado cuenta de esto y saben que, y cito textualmente, “… hay mucho que aprender. Como el Diseño centrado en el cliente (simplicidad), mayor capacidad de integración y saber cómo usar la información exterior para tarificar, asesorar y fidelizar al cliente y qué servicio hay que darle para que éste ceda sus datos”

En conclusión, el fenómeno Insurtech ha venido para quedarse y, aunque sólo las empresas que sepan transformarse digitalmente seguirán existiendo en 10 años, no hay que tomarlo con miedo ni convertirse en lo que uno no es, pues, como dice Jose Manuel Inchausti, CEO de MAPFRE Iberia “Aquí hay riesgo, pero también oportunidades, y en este proceso no debemos perder nuestra alma”.

¿Cuál es tu opinión? ¿Hacia dónde crees que nos lleva esta tendencia en la relación con el cliente? ¿Crees que las aseguradoras se están adaptando?

by Julio Barrio Álvarez