tartesia peritacioninteligenteEn el sector asegurador, la tasación de daños en vehículos ha sido tradicionalmente un proceso complejo y subjetivo, afectado por los distintos criterios periciales a la hora de valorar, y con tiempos de resolución elevados debido a la disponibilidad de cada uno de los intervinientes. Sin embargo, con los avances en inteligencia artificial (IA), más concretamente en la Visión Artificial, estamos presenciando una transformación radical en la forma en que se evalúan los daños.

La IA está revolucionando el proceso de valoración de daños al proporcionar tasaciones cada vez más precisas y objetivas en un tiempo récord. Estas tecnologías permiten a las compañías de seguros y a los profesionales de la industria evaluar de manera rápida y eficiente los daños, reduciendo significativamente los tiempos de espera y los costes asociados.

Una herramienta destacada en este avance es Tartesia, una solución basada en IA que utiliza algoritmos avanzados de visión artificial para analizar los daños en los vehículos de manera objetiva y precisa. Tartesia ayuda a reducir el ruido en los juicios y valoraciones de los peritos al proporcionar resultados consistentes, basados en datos y su autoaprendizaje, lo que mejora la confiabilidad y la transparencia en el proceso de tasación.

Además de mejorar la precisión y la eficiencia en la tasación de daños, la implementación de esta herramienta está cambiando la forma en que las compañías aseguradoras interactúan con sus clientes. Los asegurados se benefician de valoraciones más rápidas y precisas y, a la vez, de una información más actualizada al posicionarlo en el centro del proceso, lo que mejora su experiencia general y fortalece la confianza en la compañía.

En resumen, herramientas como Tartesia están transformando la forma de tasar los daños en vehículos, ofreciendo valoraciones más precisas, eficientes y objetivas, en tiempos muy reducidos y con más información para los asegurados y clientes. Estamos ante una nueva era en el sector asegurador, donde la tecnología está desempeñando un papel crucial en la mejora de los procesos y la experiencia del cliente.