sistema ADAS, automóvilLa única manera de que las aseguradoras puedan seguir ofreciendo productos de seguros basados en la telemática es que, para permitir la recogida de datos de los equipos terminales, los colegisladores europeos -la Comisión Europea, el Consejo de la UE y el Parlamento Europeo- preserven la exención de los “servicios solicitados por el usuario final”.

Para que las aseguradoras puedan seguir ofreciendo estos servicios innovadores, “es importante que el Reglamento sobre la privacidad electrónica incluya una base jurídica que proporcione suficiente seguridad jurídica para recoger datos del equipo terminal”.

Así lo considera Insurance Europe en un documento que acaba de publicar en el que se examinan las repercusiones de las distintas posiciones adoptadas por los colegisladores sobre las propuestas de Reglamento de privacidad electrónica (e-Privacy), que se debatirán próximamente en un diálogo a tres bandas. Este tipo de servicios innovadores, según se indica, benefician enormemente a los consumidores al premiar a los conductores de bajo riesgo con primas más bajas, al tiempo que mejoran la seguridad vial.

Sin embargo, sólo la posición del Consejo proporcionaría la seguridad jurídica que las aseguradoras necesitan para seguir ofreciendo estos productos, ya que no hay ninguna excepción ni en la posición de la Comisión ni en la del Parlamento que proporcione dicha seguridad.

Interacción entre e-Privacy y RGPD

Insurance Europe también recomienda salvaguardar la actual interacción entre la Directiva sobre privacidad electrónica y el Reglamento general de protección de datos (RGPD) en lo que respecta a la recogida y el tratamiento de datos de los equipos terminales. En la actualidad, como ha destacado el Consejo Europeo de Protección de Datos, la recogida de datos del equipo terminal del usuario está protegida por la actual Directiva sobre privacidad electrónica, y cualquier tratamiento posterior de datos personales entra en el ámbito del artículo 6 del RGPD.

A diferencia de una lista fija de exenciones, como propone el nuevo Reglamento sobre la privacidad electrónica, el enfoque basado en los principios y el riesgo del RGPD permite la flexibilidad necesaria para tratar los datos personales en situaciones en las que no siempre es posible o factible recurrir al consentimiento.

También hay que señalar que todos los motivos legales para el tratamiento de datos personales en el marco del RGPD ya ofrecen a los consumidores una mayor protección en comparación con la actual Directiva sobre privacidad electrónica.