EuroLas consecuencias de una brecha de seguridad en las empresas son sobre todo financieras. De acuerdo con una encuesta elaborada por Kaspersky Lab entre 4.000 profesionales de Tecnologías de la Información de todo el mundo y de empresas de todos los tamaños (209 entrevistados en España), la pérdida de datos financieros puede causar a una compañía daños por valor de entre 61.300 y 820.000 euros. Esta cifra incluye el coste de mejorar la infraestructura TI y de contratar a nuevos especialistas, así como consultores para mitigar los daños, auditores, contratos perdidos, incremento de las primas de seguros, etc.

"No es sorprendente que las empresas no quieran depositar su dinero en compañías financieras cuya reputación no sea intachable y la encuesta de Kaspersky Lab demuestra que la imagen de los bancos e instituciones financieras es un factor determinante a la hora de elegir trabajar o no con ellos: pueden disponer de muchos millones, pero su activo más valioso es su reputación, que puede resultar dañada por los cibercriminales", apuntan desde Kaspersky Lab.

Los profesionales de bancos e instituciones financieras en general coinciden en que es necesario mantener la confianza del cliente frente a un ciberataque. Por ello, casi la mitad de los entrevistados (47%) que pertenecen a este sector dijo que "la pérdida de credibilidad o el daño a la reputación de la compañía" son las consecuencias más temidas al sufrir una brecha de seguridad de datos.

"Cuando se preguntó a bancos y entidades financieras acerca de las violaciones de datos que habían experimentado y los tipos de pérdida de datos, compartieron noticias alarmantes. De todos los bancos e instituciones financieras que informaron de una brecha de seguridad en sus datos en los últimos 12 meses, el 41% dijo que perdieron ‘información financiera y/o de pago’, mientras que otro 35% citó específicamente la pérdida de ‘datos de clientes’. Siendo pues estos dos supuestos los peores daños que podrían sufrir", argumenta la firma de seguridad informática.

Para examinar estas pérdidas de datos más de cerca, los encuestados han respondido acerca de los tipos de ciberataques que causaron la pérdida de esta información. El 44% de ellos se refirió a los ataques dirigidos como la causa de la pérdida de la información financiera y bancaria y el 42% de ellas mencionaron como factor ‘la intromisión en la red y el hackeo’.

Según la encuesta, el 35% de los bancos y organizaciones financieras españolas experimentaron algún tipo de ataque DDoS en el año anterior. Para la mayoría, un 37%, de los que experimentaron un ataque DDoS, el resultado más temido fue la pérdida de ingresos y oportunidades de negocios directos. Pero los encuestados españoles van más allá en sus pensamientos y un 12% indicó la ‘pérdida de reputación entre los clientes’ lo que muestra claramente que el valor que dan a su reputación.

Acceso al estudio (pdf. EN)