La Real Academia Española se queda corta a la hora de definir infografía como: 1. f. Técnica de elaboración de imágenes mediante ordenador. 2. f. Imagen obtenida por medio de esta técnica.

Wikipedia es más precisa a la hora de detallar lo que consideramos, a día de hoy, infografía: «Una representación visual de los propios textos; en la que intervienen descripciones, narraciones o interpretaciones, presentadas de manera gráfica normalmente figurativa, que pueden o no coincidir con grafismos abstractos y/o sonidos».

Pero dejando de lado el concepto, ¿qué es lo que hace buena una infografía? ¿Qué cuestiones hay que tener en cuenta a la hora de confeccionarla?

Donna Moritz, de sociallysorted, nos pone en la pista de los siete «superpoderes» para que el mensaje sea impactante y genere el máximo de interacciones y tráfico web.

Teniendo en cuenta, previamente, que el título debe llamar la atención, contener palabras claves relevantes (SEO) y dar al lector una idea clara de qué se va a encontrar. Las siete claves son:

#1. Historia. Una historia para compartir, que tenga tirón para el público.

#2. Estilo. Atractiva visualmente, no demasiado larga… pero si lo es, bien jerarquizada

#3. Simplicidad. Debe ser sencilla. Fácil de entender.

#4. Tamaño. Sí, el tamaño, aquí, también importa; especialmente si lo vamos a compartir en redes como Pinterest.

#5. Estadísticas. Las estadísticas siempre son útiles.

#6.  ‘Shareability’ (o facilidad para compartir: redes sociales, blog, web…)

#7. Fuente. Las fuentes de referencia deben ser contrastadas, creíbles y de calidad.

Pero como más vale una infografía que mil palabras…

(PULSAR SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR)

Claves para una infografía atractiva

Fuente: sociallysorted.com.au