Coche GoogleAlphabet Inc., la multinacional estadounidense cuya principal subsidiaria es Google, ha admitido que tiene «alguna responsabilidad» después de que uno de sus coches de autoconducción golpeara un autobús municipal en un accidente de menor importancia a principios de febrero. El golpe puede ser el primer caso de uno de los choques de sus coches autónomos, por lo que la firma confirma que ha realizado cambios en su software después del accidente para evitar futuros incidentes, informa Reuters.

En un informe de 23 febrero con reguladores de California, Google dijo que el accidente tuvo lugar en Mountain View, una ciudad en el condado de Santa Clara (California), el 14 de febrero, cuando un vehículo autónomo Lexus RX450h trató de moverse a otro carril para esquivar unos sacos de arena e indicó que el vehículo viajaba a menos de 2 millas por hora, mientras que el autobús se movía a unas 15 millas por hora.

La Autoridad de Transporte del Valle de Santa Clara investigará las circunstancias del accidente, ya que está pendiente una investigación para determinar la responsabilidad. Por su parte, John M. Simpson, director del proyecto para el grupo de defensa de Consumer Watchdog, dijo que el accidente «es una prueba más de que la tecnología del coche robot no está lista para el piloto automático».

Google dijo que ha revisado este incidente «y miles de variaciones sobre el mismo en nuestro simulador en detalle, y se han realizado ajustes en nuestro software. A partir de ahora, nuestros coches se entienden mejor con los autobuses (y otros vehículos de gran tamaño) y son menos propensos a ceder ante otros tipos de vehículos. Esperamos manejar situaciones como esta con más gracia en el futuro».