alexa
Los dispositivos conectados se han convertido en una parte integral de la vida de los consumidores, una realidad que revela el informe del Instituto de Investigación Capgemini “Productos conectados: mejorando la vida de los consumidores con tecnología”. La investigación pone de manifiesto que más de un tercio de los consumidores planean comprar más dispositivos conectados durante el próximo año, siendo los dispositivos de salud y seguridad del hogar los que generarán la mayor cantidad de ventas.
El informe revela algunos aspectos significativos sobre estos dispositivos como que los consumidores esperan que los proveedores asuman una mayor responsabilidad en cuestiones de sostenibilidad, como los residuos electrónicos y garanticen una mayor protección de los datos.
Además, la encuesta afirma que el 67% de los consumidores considera que los productos conectados son una necesidad y el 41% dice que les ayudan a ahorrar tiempo y hacerlos menos molestos.

Preferencias y tendencias de los consumidores

Las principales tendencias están enfocadas a los dispositivos de entretenimiento y vehículos conectados: cuatro de cada cinco consumidores poseen un sistema de entretenimiento conectado, incluidos televisores inteligentes y sistemas de juegos, y los dispositivos de entretenimiento conectados son los productos conectados más populares a nivel mundial.
Los vehículos conectados también han seguido ganando popularidad: el 60% de los consumidores ya posee uno. Sin embargo, las tasas de propiedad varían ampliamente entre países, con la tasa más alta en los EE.UU. (77%) y la tasa más baja en Canadá (38%).

Seguridad personal y bienestar, a la cabeza

La seguridad del hogar inteligente y la atención médica inteligente son las principales categorías de productos para las compras previstas durante los próximos 12 meses, lo que sugiere un énfasis cada vez mayor en la seguridad personal, el bienestar y una mayor integración de la tecnología en la vida diaria, señala el informe de la consultora.
Por otro lado, también hay una demanda cada vez más grande hacia los asistentes de voz: hay una creciente adopción de asistentes de voz, ya que el 85% de los consumidores a nivel mundial utiliza algún tipo de asistente de voz en casa, en su móvil o en su coche. El uso principal es para explorar o investigar productos y servicios.
Asimismo, una gran mayoría de consumidores buscan reducir el tiempo que pasan frente a una pantalla y, para ello, están dispuestos a probar wearables (como relojes, wearables sanitarios o gafas inteligentes) como alternativa a los teléfonos móviles. Los wearables sanitarios son una de las categorías de productos líderes en compras previstas durante los próximos 12 meses, y el 29% de los consumidores planean comprar uno durante el año.

Preocupaciones en torno a la interoperabilidad, la privacidad de los datos y la sostenibilidad

Según la encuesta, abordar la interoperabilidad y la facilidad de uso debería ser una prioridad para las empresas de productos conectados. Navegar entre ecosistemas de dispositivos puede ser un desafío, afirma Capgemini: casi dos de cada tres consumidores (65%) dicen que sería más conveniente si hubiera una interfaz única para todos los productos conectados. También está aumentando la concienciación de los consumidores sobre los residuos electrónicos y la huella de carbono (68% de los encuestados): quieren que las organizaciones que desarrollan los productos garanticen que son sostenibles y obtengan información sobre la huella de carbono de los dispositivos.
Los consumidores muestran preocupación por la falta de vías de reciclaje y formas de eliminar responsablemente los desechos electrónicos; el 50% de los consumidores tienen productos tecnológicos obsoletos en casa que se sienten incapaces de eliminar de manera segura. Otra preocupación es la seguridad de los datos: sólo el 36% expresa satisfacción con la privacidad que ofrecen los productos conectados.
Curiosamente, si bien los niveles de confianza en los datos producidos por los dispositivos portátiles de atención médica son altos, el 56% de los encuestados se sienten vulnerables a que las empresas tengan acceso a sus datos de salud a través de productos conectados.