ecosistema fintech«No solo de aseguradoras, también de insurtech, hay proyectos muy interesantes preparándose para el Sandbox y se verán grandes novedades en el mercado». Así lo afirmó ayer Jaime Bofill, socio del despacho de abogados Hogan Lovells International y uno de los principales partners de la Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI), durante un encuentro telemático con periodistas para analizar las últimas novedades sobre el proceso de aprobación del Sandbox.

En el encuentro, en el que también participó el presidente de la asociación, Rodrigo Garcia de la Cruz, se puso de manifiesto la gran cantidad de proyectos nacionales e internacionales existentes esperando la puesta en marcha para su participación en el Sandbox español. «Hay decenas de proyectos españoles e internacionales deseando entrar en el Sandbox. Hay una cola de innovadores queriendo entrar en el Sandbox. Ya hay vehículos de inversión queriendo entrar para invertir en proyectos de Sandbox», reiteró el presidente de AEFI.

«Hay algunas «pequeñas» insurtechs que van a ser una gran novedad para el mercado y que la DGSFP conocerá en breve también. La respuesta del sector asegurador de si iba a estar involucrado en el Sandbox era una de las incógnitas de las que se hablaba al principio, pero la respuesta ha sido muy buena. Hay entidades de tdo tipo que van a presentar proyectos de lo más innovadores», dijo Jaime Bofill.

«Las novedades que se han podido conocer han sido a nivel personal. No se pueden avanzar detalles de estos proyectos porque serán muy estratégicos y se mantiene mucha confidencialidad ya que pueden tener un impacto muy fuerte en la economía», afirmó Bofill. Sí avanzó que blockchain, big data, IA o biometría, entre muchos otros, serán algunas de las tecnologías que se presenten y lideren proyectos. «Serán proyectos muy estratégicos», añadió.

«Más necesario que nunca con el actual escenario de coronavirus»

En el encuentro se abordaron el estado en el que se encuentra el Sandbox, aprobado en febrero y actualmente en trámite parlamentario, tras la aprobación en el Consejo de Ministros del pasado 25 de febrero, del anteproyecto de ley para la transformación digital del sector financiero, que incluye la creación del ‘sandbox’ regulatorio. Actualmente, la Comisión de Asuntos Económicos acaba de designar los diputados que formarán parte de la ponencia donde se debatirá el texto para la aprobación o rechazo de las enmiendas presentadas.

Además, la aprobación y puesta en marcha inmediata del Sandbox en el escenario actual resulta «más necesario que nunca» para situar a España en la vanguardia de la innovación financiera y que el ecosistema Fintech mejore el acceso a la financiación y también para liderar la recuperación económica en un escenario post Covid-19.

Además de una inmediata implantación que permita mantener la ventaja competitiva, AEFI y Hogan Lovells piden la movilización de recursos necesarios para la puesta en marcha, por parte de instituciones públicas y el resto de actores implicados, sobre todo en lo referido al personal preparado y cualificado en los organismos competentes, una implantación ambiciosa que permita situar a España como uno de los países de referencia en el ámbito de la regulación Fintech, animando la atracción y mantenimiento del talento nacional e internacional, y la colaboración entre todos los players de la industria para facilitar la inversión en Fintech.

En este sentido, recordaron que el proyecto dibuja que las entidades financieras y el capital riesgo puedan invertir en startups y colaborar con ellas. Cabe destacar que el Sandbox español permite la entrada de proyectos del ámbito de la Unión Europea, brindando la oportunidad de situar a nuestro país como uno de los países de referencia en el ámbito de la regulación Fintech.

Apetito europeo por el Sandbox español: evitar el sorpasso italiano

En este sentido, AEFI alerta de que España no puede perder más tiempo, puesto que existen países que ya están actuando, como por ejemplo Brasil, que acaba de poner en marcha su Sandbox, Reino Unido, que ya ha lanzado una segunda ronda, adaptada al escenario Covid-19, o Italia, que está también avanzando en el proceso de aprobación de su Sandbox, con el ojo puesto en el modelo de España.

“El Sandbox español es ambicioso y eficaz porque ha recogido lo mejor de otros Sandbox ya implantados con éxito, e innovador, porque supone una revolución en el sector financiero. Va a permitir que proyectos de muy alto nivel que se habían aparcado por no encajar exactamente en la ley puedan ahora ver la luz. Además, está diseñado para acoger proyectos financieros basados en la tecnología que supongan una novedad y que pretendan el beneficio del mercado, de los consumidores o del sistema financiero en general”, explicó Bofill.

En este sentido, se incidió en que a novel europeo las expectativas generadas por el Sandbox español son amplísimas. «Los inversores prefieren España a Italia. Al modelo español se puede presentar cualquiera que tenga domicilio fiscal en la UE y esto no lo tiene el italiano, lo que atrae mucha inversión. Existen muchas empresas qe están contactando para ver el funcionamiento del Sandbox español y ese interés es amplísimo al mas alto nivel», manifestaron los ponentes.

Entre las diferencias con otros Sandbox, también se mencionó que el foco de innovación que tenia la FCA (UK) va a quedar reducido al ámbito británico en el marco de la Commonwealth, motivado por la salida del país de la UE. «Si tenemos esto aprobado y en funcionamiento este año, será un éxito para España. Las rondas de inversión que reciben las empresas que entran en el Sandbox británico son impresionantes; si alcanzamos esto, será una oportunidad única», aseveraron.

Peticiones a favor del ecosistema

En el escenario actual de crisis financiera derivada del Covid-19, el ecosistema Fintech está trabajando para tener un protagonismo primordial en la salida de la crisis, aunque existen algunas restricciones financieras.

Por ello, desde AEFI reclaman algunas medidas relacionadas con cambios en la norma de los créditos ICO para que estas empresas sean contempladas como pymes españolas, creación de un fondo de coinversión público-privado para préstamos que se convertirán en capital si no se reembolsan, siguiendo como ejemplo el Reino Unido, líneas de financiación específica de equity, activación de programas de incentivos para los inversores nacionales e internacionales, que complementa al desarrollo legislativo para avanzar en las reformas y proyectos de la economía española, como el propio Sandbox.

Seguro de Caución

«La protección que van a tener los consumidores que se vean involucrados en las pruebas Sandbox será principalmente del ramo de Caución; será el que dé las garantías financieras a las entidades que realizan todo tipo de operaciones», recordó Jaime Bofill.

«La norma reconoce que deberá presentarse una garantía, que ha de ser un aval o un seguro, para garantizar los derechos de los consumidores implicados en las pruebas. Esto no supone que si las pruebas salen mal el seguro será ejecutado; esto, como en toda inversión, tiene un riesgo del que debes ser informado. Si hay errores durante las pruebas Sandbox, como puede ser un ataque cibernético o el sistema funciona mal, debes tener una garantía que es la que se utiliza para responder. Esa garantía es el seguro de Caución», añadió.

El mercado asegurador tendrá que estar atento para crear ese tipo de seguro específico que garantice el buen fin de las pruebas y que los consumidores implicados no pierdan su dinero por actuaciones irregulares, porque el Estado no va a ser responsable de las pruebas Sandbox sino la entidad que se presente. Está bastante bien cubierta la norma y va a haber seguros de Caución que lo van a especificar», puntualizó.