ciberseguridad

“El riesgo cibernético es un problema mundial que evoluciona a medida que el mundo se conecta cada vez más y las interdependencias en la cadena de suministro se vuelven más frecuentes”, afirma la Global Federation of Insurance Associations (GFIA). Teniendo en cuenta todo esto, desde la Federación se ha publicado un conjunto de observaciones sobre la ciberseguridad y el seguro cibernético.

Se necesitan normas internacionales coherentes sobre ciberseguridad y privacidad para poder evitar múltiples regulaciones que son inconsistentes para los negocios internacionales, como es el caso de las aseguradoras, matiza el documento de la GFIA. Por ello, pide un mayor intercambio de información sobre los datos de amenazas e incidentes, “lo que permitiría a las empresas abordar la ciberseguridad de una manera basada en el riesgo y ayudaría a las aseguradoras a comprender y suscribir mejor los riesgos cibernéticos”.

Y es que, subraya la Federación, hay que tener en cuenta las virtudes del ciberseguro: “El seguro cibernético se suele mencionar como una herramienta para aumentar la resiliencia cibernética y tiene valor como mecanismo de transferencia de riesgos y como una herramienta útil de evaluación para acompañar y ayudar en los cálculos de riesgos de las empresas”.

El seguro sí innova

Aunque la proliferación del seguro de riesgo cibernético varía según el país, es una línea de productos en crecimiento y existe una evolución a nivel mundial. “El seguro de riesgo cibernético se vende como un producto independiente o como parte de un paquete. Ofrece a los clientes muchos beneficios”. En primer lugar -añade la Federación-, es un valioso mecanismo de transferencia de riesgos, pero también puede servir como una herramienta de evaluación útil para acompañar y ayudar en los cálculos de riesgo de cada empresa de forma individual. “Por ejemplo, las aseguradoras cibernéticas pueden ofrecer evaluaciones de riesgo previas al evento y recursos de capacitación para los empleados”, detalla el documento.

Gracias a las ventajas que proporciona estas herramientas, la GFIA afirma que la oferta de seguros cibernéticos está aumentando, pero aún quedan varios desafíos por resolver para que el mercado alcance su pleno potencial. “Los posibles problemas de agregación, la falta de datos sobre incidentes cibernéticos, así como los bajos niveles de conocimiento y experiencia sobre el riesgo cibernético, son obstáculos que aún deben abordarse”, señala la Federación.

Los desafíos mencionados anteriormente se identifican para aumentar el conocimiento de las limitaciones actuales del mercado, pero también para enfatizar que el seguro está explorando formas de innovar y superar estos desafíos y que con el tiempo el sector evolucionará orgánicamente, se remarca. En conclusión: “El gobierno y la industria privada pueden encontrar maneras de trabajar juntos para superar los desafíos, pero recomendamos la prudencia a la hora de seguir adelante con cualquier tipo de mandato reglamentario que reprima la innovación y el crecimiento”.