innovaciónA principios de 2023, el sector de los seguros se debate entre especulaciones sobre el destino de las insurtech y su impacto en la transformación digital. En lo poco que llevamos de año, hemos visto que el despegue registrado años atrás se está ralentizando y se está pasando del “crecimiento a toda costa” a un mayor enfoque operativo en la sostenibilidad y una búsqueda clara hacia la rentabilidad. El reto actual que están encontrando las insurtech se puede localizar en una reducción de la inversión y de los precios de las acciones, el freno de las salidas a bolsa y despidos estratégicos de empleados.

En este escenario, cabe preguntarse: si las insurtech no empujan a las aseguradoras tradicionales a aplicar nuevas tecnologías para seguir siendo competitivas y rentables, ¿se ralentizará la innovación en el sector? Parece ser que hay un “cambio de paradigma” y que este año puede ser de inflexión: las startups que ofrecen su tecnología al seguro y que se han basado en el crecimiento rentable es probable que sobrevivan si encuentran el aspecto diferencial para seguir evolucionando.

Aun con ello, es conveniente que las aseguradoras tradicionales sigan aprovechando los avances tecnológicos que les ofrecen las insurtech y les ayuden a cubrir la brecha entre las necesidades de los clientes y las capacidades actuales a través de productos y servicios más innovadores y rentables. ¿Pero qué tecnología puede seguir actuando de palanca para la transformación digital del sector y cuáles continuarán teniendo “tirón” este año?

Tecnologías a las que no quitar el ojo

Como se hace eco la publicación Digital Insurance, este año hay cinco tecnologías que siguen siendo importantes para los avances en el sector asegurador y en las que las compañías tradicionales deben seguir apoyándose para seguir “rascando” cuota de mercado. Son las siguientes:

1. Atención al cliente automatizada.

Es importante seguir adoptando la automatización para agilizar los procesos y hacerlos más eficientes y rentables, si bien también es importante que esto se haga con la ayuda y orientación de expertos que sepan identificar con éxito las exposiciones al riesgo y navegar por entornos normativos complejos. El éxito aquí estará en los profesionales que combinen la tradicional conexión personal, por ejemplo, a través de los agentes de seguros, con la rapidez y comodidad del análisis de datos que permite la tecnología.

2. Big data y computación en la nube.

El acceso a datos globales ha permitido a las compañías de seguros desarrollar conocimientos más profundos sobre la exposición al riesgo, las tácticas de mitigación y los comportamientos de los clientes. Los macrodatos y la computación en nube han llevado también a las compañías a adoptar operaciones de back-end y funciones administrativas más rentables junto con los servicios de cara al cliente, lo que conlleva, asimismo, una mayor disponibilidad y un menor coste de adquisición de importantes volúmenes de datos procedentes de diversas fuentes. Estos datos, junto a los algoritmos de análisis predictivos ayudan a refinar la evaluación del riesgo y predecir las pérdidas de seguros con mayor precisión que antes, lo que permite nuevas oportunidades de negocio y una mejor gestión del riesgo entre las aseguradoras.

3. Análisis predictivo.

El análisis predictivo ha mejorado la suscripción permitiendo a las aseguradoras recopilar datos de forma proactiva. A ello se suma el aprendizaje automático, que también se está utilizando para automatizar determinados procesos de suscripción, como la determinación de la elegibilidad y las clasificaciones de riesgo. El uso de la tecnología para recopilar automáticamente datos relevantes y realizar cálculos rápidos agiliza el proceso de adquisición de pólizas y reduce significativamente los costes asociados a la revisión manual de las solicitudes, permitiendo a los suscriptores entregar rápidamente propuestas de pólizas de calidad a un mayor número de clientes potenciales.

4. Internet de las Cosas (IoT).

Esta tecnología ha tenido un impacto dramático en la industria de seguros, permitiendo a las empresas monitorear y evaluar el riesgo de activos de alto valor en tiempo real. Esto proporciona información muy valiosa que ayuda a las aseguradoras a gestionar y asignar mejor los recursos para proteger los bienes de sus clientes. Pero las tecnologías IoT también están ayudando a impulsar el desarrollo de iniciativas de microseguros que crean coberturas personalizadas adaptadas a las necesidades de grupos específicos y estas pólizas pueden ayudar a abrir nuevos mercados con clientes que antes podían estar desatendidos. Las tecnologías IoT prometen transformar el sector de los seguros al proporcionar una mayor precisión, rapidez y ahorro de costes a aseguradoras y asegurados.

5. Telemática.

La telemática, aunque está incluida en el IoT, merece su propia mención por la forma en que ha revolucionado el seguro de automóviles y ha ayudado al sector del transporte. Esta tecnología ha fomentado mejores hábitos de conducción y reducido las tarifas de algunos conductores al generar un perfil único del conductor basado en sus hábitos y otras características. Este perfil, unido a análisis avanzados, permite a las aseguradoras determinar con precisión la idoneidad de una póliza y el precio de las primas en función de la evaluación del riesgo en tiempo real.