emprenderEmprender es una gran decisión que puede resultar intimidante ante la lista de retos y temores, desde las finanzas hasta hablar en público. Con motivo del Día Mundial del Emprendimiento, que se celebra el 16 de abril, y para superar los miedos, Manuel Alonso, director comercial y consejero de OVB España, ha analizado algunos de los motivos que impiden lanzarse a la aventura de emprender y ha elaborado una lista de consejos para superarlos.

¿Miedo a emprender?

Estos son los 7 temores más comunes del emprendedor y los consejos para superarlos:

  1. Miedo al fracaso. Sin duda, es el temor más común por la incertidumbre y “vértigo” a la hora de comenzar a emprender. Para combatir este miedo, es recomendable recordar las cosas que han salido bien en el pasado y analizarlas para replicar ese éxito en el futuro. Además, el fracaso es parte del proceso y de cada caída se puede aprender. Tampoco hay que olvidar que la mayoría de los empresarios de éxito han fracasado muchas veces antes de conseguirlo.
  2. Miedo a las pérdidas económicas. Todo proyecto, negocio o emprendimiento requiere una inversión de recursos. Para superar este temor, es necesario elaborar un plan financiero bien detallado que contemple todos los gastos y proyecte los posibles beneficios de forma realista. Siempre es posible que haya algún tipo de pérdida, pero puedes protegerte de los imprevistos con un plan de ahorro y contando con la ayuda de expertos en consultoría financiera.
  3. Miedo a los cambios del mercado. Contar con información que nos permita estar alerta y no ser sorprendidos, así como con una estructura de negocio flexible y estrategias que puedan adaptarse de forma rápida a los posibles cambios, ayudará a salir airosos de cualquier situación. También es positivo rodearse de profesionales que conozcan los mercados y puedan aportar valor a tu estrategia de negocio.
  4. Miedo a las trabas burocráticas. La clave para superar este miedo pasa por conocer muy bien las peculiaridades del sector en el que te vas a introducir y anticiparte a cualquier reticencia u obstáculo administrativo. Existen numerosas empresas especializadas en asesorar sobre este tipo de trámites burocráticos y contar con la ayuda de un gestor con experiencia en la puesta en marcha de negocios agilizará los trámites y anticipará posibles problemas futuros.
  5. Miedo a la responsabilidad. Como emprendedor, te conviertes en el responsable de tu propio sustento y el de tus empleados, lo que puede suponer una preocupación. Por ello, conviene una buena y cuidadosa planificación del negocio, contar con un plan controlado sobre el crecimiento del proyecto, establecer objetivos a corto plazo para los ingresos y hacer los ajustes necesarios para mantener la hoja de ruta deseada.
  6. Miedo a sentirse abrumado (multitasking). Al iniciar un negocio, se es responsable de las ventas, el marketing, la producción, las finanzas, alquiler y una interminable lista. Para evitar que la situación abrume, es necesario definir aquellas tareas que podemos abordar con solvencia (por conocimiento, formación y experiencia), e identificar aquellas en las que no contamos con los conocimientos técnicos necesarios o en las que se carece de experiencia. Una vez definidas, deberemos buscar los recursos necesarios para gestionarlas con garantías. Además, barajar el posible coste añadido de dicha tarea y barajar la posibilidad de contar con un recurso extra (interno o externo) para su gestión.
  7. Miedo al éxito. Una vez superado el miedo al fracaso, es posible que también haya que superar el miedo al éxito. Un negocio exitoso puede cobrar vida propia, y es posible que preocupe la idea de que se convierta en algo más grande, por lo que hay que confiar en la capacidad de abarcar para hacer crecer el negocio de manera inteligente y sostenible. Pensar a futuro e invertir los beneficios para hacerlos crecer y garantizar un colchón económico para cuando lleguen momentos menos buenos, es un factor importante.