retoLa consultora española Watch&Act ha delineado una hoja de ruta integral compuesta por siete objetivos fundamentales que las empresas deben considerar para forjar una relación robusta y rentable con la tecnología en el próximo año. Destacando que la clave del éxito en la integración tecnológica radica en otorgar protagonismo a las personas, la consultora subraya la importancia de centrarse en el desarrollo de las capacidades y la cultura corporativa al alinearla con la estrategia tecnológica.

  1. Identificación de tecnologías clave: Reconocer las tecnologías esenciales que aceleran y optimizan el alcance de los objetivos empresariales, desde inteligencia artificial hasta ciberseguridad, herramientas en la nube, sistemas autónomos, IoT y data science.
  2. Priorización de tecnologías de impacto: Al integrar estas tecnologías, dar prioridad a aquellas que generen un impacto significativo en empleados, clientes y en el funcionamiento general del negocio.
  3. Clarificación de estructura organizativa: Definir la estructura organizativa (decisional, funcional y relacional) encargada de implementar la estrategia tecnológica, aplicando el modelo ‘to be’ para visualizar las mejoras deseadas y cómo involucrar a las partes interesadas.
  4. Revisión de cultura corporativa: Desarrollar el propósito, valores y misión corporativos para alinearlos con el modelo ‘to be’ y los objetivos de mejora buscados.
  5. Determinación de gaps de conocimientos: Identificar brechas de conocimientos, competencias y habilidades relacionadas con tecnologías emergentes en la hoja de ruta de la organización.
  6. Implementación de Plan de Reskilling/Upskilling: Asociar los mapas de gaps con un plan integral que permita a los empleados formarse y prepararse para utilizar eficientemente la tecnología, aumentando su valor profesional.
  7. Establecimiento de Indicadores de Eficiencia: Crear indicadores asociados al negocio que permitan visualizar el impacto de la gestión de personas y la transformación tecnológica en la operación diaria de la empresa.

Luis Fernando Rodríguez, CEO de Watch&Act, señala que los desafíos para 2024 incluirán la integración de tecnologías emergentes, la revisión de estructuras organizativas para hacerlas más flexibles e innovadoras, y una actitud exigente hacia los cambios. Rodríguez destaca que las empresas deben gestionar el compromiso y la confianza de los empleados en los proyectos tecnológicos, desarrollar capacidades y potencial individual para superar los objetivos.