Fraude Duck CreekLa magnitud y poca información que aún existe sobre los casos de fraude está generando concienciación en el sector asegurador para averiguar las razones que impulsan a los usuarios/organizaciones a acometerlo. Estudios recientes del sector Fintech estiman que sólo en EE. UU. el coste de este problema alcanza los 40 billones de dólares anuales, mientras que otras estadísticas sitúan esta cifra en los 80 billones.

La disparidad de estos datos ha llevado a Duck Creek Technologies a identificar la oportunidad, la justificación y la presión como los principales motivos para cometer fraude. Para enfrentar este problema, es importante “abrazar las soluciones digitales que tenemos a nuestro alcance”, según afirma Pedro Jiménez Gómez, Solutions Consulting Senior Manager en Duck Creek Technologies.

El experto considera que la clave para erradicar este problema es la anticipación y uso adecuado de las herramientas para controlar el origen del fraude e insiste en que “las aseguradoras no deben tener miedo de agregar tecnología de manera progresiva evaluando continuamente los beneficios para ajustar los procesos, herramientas e integraciones realizadas y poder adoptar los nuevos cambios a realizar”. De hecho, la clave de la Inteligencia Artificial es el aprendizaje iterativo.

Abrazar las soluciones

En este sentido, el primer paso es la concienciación, advierten. “Predecir, prevenir y garantizar que los análisis de fraude funcionen antes de que todo ocurra es responsabilidad de todos los agentes del sector insurtech”, se destaca. Para ello, Duck Creek Technologies ofrece herramientas de análisis de datos y de gestión de siniestros destinadas a la prevención y detección del fraude con el objetivo de “ayudar al sector asegurador a ser más honesto y transparente”.

“Las aseguradoras deben centrarse en mejorar la experiencia en el manejo de siniestros de sus clientes proporcionándoles una estimación temprana, conectándolos con un proveedor de servicios cercano y ayudándoles a entender sus opciones para recuperar el valor de su activo siniestrado”, explican desde la compañía.

En este contexto, la inteligencia artificial ha demostrado ser un elemento transformador en la industria aseguradora y su papel es clave a la hora de detectar estas situaciones de fraude. “El uso combinado de esta junto a la data disponible aporta nuevos elementos e indicios para detectar el fraude en la red. Y es que la digitalización ha hecho más fácil y accesible el fraude. A través de las relaciones interpersonales es más sencillo detectar estafas o mentiras, sin embargo, la digitalización ha abierto paso a grandes trampas”, se advierte.