Telegram Logotipo

 

WhatsApp se ha convertido en una herramienta valiosa para poder ponernos en contacto con colaboradores y clientes. Sin embargo, como (casi) todo en esta vida es mejorable. En el caso de WhatsApp, coste, seguridad, multiplataforma, rapidez…

Ahí está Spotbros una herramienta, de factura española, de la que ya hablamos en su momento en el BTS. A pesar de sus indudables ventajas (en especial, en seguridad) sobre su competidor, no termina de despegar. También Line, con, entre otros alicientes, las conversaciones telefónicas gratuitas entre sus usuarios.

Ahora, llega en castellano Telegram.

¿En qué supera este último programa al multimillonario, en usuarios, WhatsApp?:


Privacidad:
los mensajes están cifrados y ¡pueden autodestruirse! Además, sus creadores tienen abierto un concurso por el que premiarán con 200.000 euros a quien demuestra fallos de seguridad.

Basado en la Nube: por ello es posible acceder en múltiples positivos (incluidos ordenadores portátiles) y no solamente en smartphones y tablets.

Rapidez:  «Telegram es la aplicación más rápida de la mensajería en el mercado, ya que utiliza una infraestructura descentralizada con los centros de datos ubicados en todo el mundo para conectar a la gente con el servidor más cercano posible», dicen sus creadores.

Código abierto: cuenta con una API abierta, un protocolo libre para todos. Ello ha permitido versiones oficiales para Android e iOS y otras desarrolladas por terceros para web (Webogram), Windows Phone, Windows, Linux y OsX.

Gratis: y prometen que seguirá siéndolo (WhatsApp, es de pago, aunque el coste es muy pequeño) y que no se incluirá publicidad.

Quedan cuestiones por mejorar (la última versión es la 1.3.17) y servicios por incluir  (las videollamadas o los mensajes de audio), pero su máximo reto es lograr una masa suficiente de usuarios para que se convierta una alternativa verdadera.