Tendencias24La velocidad con la que llegan nuevos cambios a la infraestructura de TI obliga a las empresas a mantenerse al día de los avances tecnológicos para cubrir sus necesidades, ser más competitivas y ofrecer un mejor servicio a los clientes. En este sentido, según un informe de Gartner, los compradores españoles situaron la incapacidad de responder con rapidez a los cambios en las tendencias del mercado como la principal barrera para alcanzar sus ambiciones de negocio digital.

Así, en 2024, las empresas españolas enfrentarán varias tendencias clave en la infraestructura de TI:

  • Penetración de los servicios en la nube: Aunque la adopción de la computación en la nube ha aumentado en Europa, las empresas españolas aún tienen margen de mejora. La soberanía digital europea se presenta como un factor clave, alentando la colaboración con proveedores locales para impulsar el uso de la nube en España.
  • Descentralización de la gestión de la infraestructura: La externalización de servicios de TI a proveedores gestionados (MSP) se está volviendo común, con un promedio de siete socios involucrados en acuerdos de externalización. Se espera que los ingresos de los MSP continúen creciendo a medida que expandan sus servicios y creen ecosistemas en colaboración con otros proveedores.
  • Popularización de la infraestructura hiperconvergente (HCI): La HCI, una combinación de hardware y software inteligente, se presenta como una alternativa escalable a la infraestructura tradicional. Las empresas españolas mostrarán un interés especial en la HCI debido a su capacidad para ofrecer mayor rendimiento, productividad y rentabilidad, especialmente en entornos como infraestructuras de escritorios virtuales y despliegues de nubes privadas.
  • Mayor atención a la sostenibilidad: La entrada en vigor de normativas europeas de sostenibilidad en 2024 impulsará a las empresas a reconsiderar la viabilidad climática de sus infraestructuras de TI. Con la Directiva sobre información corporativa en materia de sostenibilidad (CSRD) y la normativa de diligencia debida, las empresas deben adoptar prácticas sostenibles para lograr la neutralidad climática en sus infraestructuras de TI. Medidas como la reutilización de hardware, actualizaciones en lugar de sustituciones y el uso de equipos reacondicionados se presentan como soluciones circulares para reducir costos y minimizar la huella de carbono de los centros de datos.

Estas tendencias subrayan la necesidad de que las empresas se adapten y consideren la sostenibilidad como un criterio fundamental en la toma de decisiones relacionadas con la infraestructura de TI.