Capgemini ha identificado las 10 tendencias que marcarán la banca y los seguros seguros en 2018. Tendencias comunes a ambos sectores serán el incremento de la inversión para el desarrollo tecnológico; la colaboración de las entidades tradicionales con las fintech y las insurtech; la aplicación de la analítica de datos para mejorar el conocimiento del comportamiento del cliente; y la migración a la nube para ahorrar costes y poder colaborar con las fintech nativas del cloud, adoptando modelos de nube híbrida.

Entre las tendencias del sector de seguros de Vida, se destaca el uso de la gamificación como herramienta para captar el interés del cliente y enriquecer la relación con él. Por ejemplo, apps que utilizan gamificación para dejar de fumar y así reducir el coste de un seguro o móviles que comparten consejos a los conductores en determinados escenarios. Se trata de propuestas orientadas a una gestión proactiva del riesgo para reducir los incidentes, que generarán una mayor interacción entre aseguradora y cliente, y generarán datos.

En línea con la anterior, se impulsará el uso de los dispositivos móviles y sensores que permitirán recoger nuevos parámetros de información sobre el cliente en tiempo real. Se trata de una redefinición de los indicadores que se conocerán y manejarán sobre el cliente que brindará nuevas oportunidades para generar interacciones e identificar productos y servicios más personalizados.

Además, destacará la aplicación de los contratos inteligentes. Los contratos inteligentes, basados fundamentalmente en blockchain, tienen la capacidad de cumplirse de forma automática una vez que las partes responden a los términos acordados. Las entidades buscan con ello agilizar la tramitación de reclamaciones, incrementar la transparencia y mejorar la eficiencia operativa en general. Los contratos inteligentes auguran ahorros significativos de tiempo y costes.