millennials - mpm software

Para 9 de cada 10 españoles la tecnología ha generado un “beneficio indiscutible”. Principalmente, debido al hecho de poder estar conectados y en contacto con nuestros seres queridos (50%), algo que valoran en mayor medida las mujeres y las personas entre 56 y 70 años.

Este beneficio personal que proporciona el mundo digital también se explica porque permite realizar compras (41%) y gestiones (39%) desde cualquier lugar y sin desplazamientos (34%).  así como ganar tiempo para uno mismo (31%), contaminar menos (27%) y conciliar más (22%). Otras ventajas a nivel colectivo son, un mayor acercamiento de los mayores al mundo online (40%) y una nueva manera de relacionarnos con las instituciones (37) y los facultativos (29), entre otros.

Son algunas de las conclusiones del informe Salud y Nuevos hábitos digitales, realizado por Fundación MAPFRE y Salvetti Llombart, con el objetivo de analizar la “salud digital” de los españoles, un nuevo concepto de salud que está comenzando a instalarse en la sociedad y que es calificada de “importante” por el 80%.

En este sentido, los ciudadanos la definen desde una doble perspectiva, la positiva, como el uso responsable de los dispositivos y contenidos digitales, y la negativa, que 6 de cada 10 vincula a la adicción al mundo digital y al uso excesivo (30%).

La pandemia también ha afectado a la Salud digital

Este empeoramiento ha sido mayor entre los jóvenes, quienes declaran tener peor salud digital (un 6,7 sobre 10 frente a un 7,1 de la media nacional); y que los hogares con más renta reconocen tener mayor salud digital.

En concreto, 7,5, lo que se debe a que los miembros de los hogares más acomodados son quienes admiten tomar más medidas para establecer normas saludables del uso de la tecnología.

Los jóvenes y rentas altas los más conectados

Actualmente, los españoles se conectan a internet una media de seis horas diarias, el doble de lo que lo hacen al teléfono móvil, cifras que ponen de manifiesto un claro aumento de la demanda del tiempo de conexión. El 77% lo ha incrementado con respecto a 2019. Destaca el colectivo de jóvenes entre 20 y 26, quienes han aumentado su tiempo de conexión un 90%, y para que los que el impacto negativo en su salud es mucho mayor, debido precisamente a dicho abuso.

La digitalización actual revela un elevado número de dispositivos y aparatos que disponemos, unos cinco de media, entre los que destacan aquellos que nos proporcionan conexión a internet, como el móvil (99%), el ordenador portátil (72%), smart tv (61%), tablet (55%) y ordenador de sobremesa (53%).

La mayoría de las personas (87%) reconoce que no tiene dificultad para utilizar las nuevas tecnologías y que la digitalización forma parte de sus rutinas habituales.

En este sentido, destaca el porcentaje de personas que ha comenzado a utilizar canales digitales o que ha aumentado su uso para comunicarse (54%), como las redes sociales, que suben un 37%. También llama la atención aquellos que han empezado o han incrementado sus compras online un 46% con respecto a antes de la pandemia, los que se han iniciado o han aumentado la gestión de trámites bancarios y con la administración (un 45% más), aquellos que consumen contenido audiovisual a través de plataformas como Netflix o HBO (53%) o música en streaming (32%) en su tiempo libre y los que han optado por el teletrabajo (33%) o han recibido formación online (32%).

De este modo, la digitalización es sin duda mayor entre los jóvenes y en hogares con mayor renta, donde disponen de un 40% más de dispositivos que los hogares con menores ingresos, un dato, que, a raíz de la investigación, les permite trabajar y formarse en mayor medida que otros grupos sociales.

Una salud digital de “notable”

La salud digital, entendida como el uso responsable de la tecnología, es ahora más importante que antes de la pandemia y el impacto de los nuevos hábitos digitales en la salud arroja un balance más positivo que negativo.

De hecho, un 30% de españoles considera que les aporta beneficios y que supera en un 12% a los aspectos negativos. No obstante, con la COVID y el aumento del uso de los dispositivos digitales también ha crecido el grado de concienciación para prevenir ciertos riesgos vinculados a la digitalización.