Inteligencia_artificial_amenaza many,identical,ai,robots,sitting,at,desk,in,the,office

Un gran número de organizaciones están limitando el uso de aplicaciones de Inteligencia Artificial Generativa (GenAI) por el riesgo que supone en términos de privacidad y seguridad de datos. Según el séptimo informe anual Cisco Data Privacy Benchmark, lanzado ante el Día Internacional de la Privacidad, celebrado ayer, 28 de enero, tres de cada diez organizaciones españolas consultadas (el 31%) han limitado completamente el uso de aplicaciones de IA Generativa por el momento (27% de media mundial).

El informe también pone de relieve que las organizaciones ven la IA Generativa como una tecnología significativamente diferente con nuevos desafíos que considerar. Entre las principales preocupaciones, los profesionales encuestados señalan las amenazas a los derechos legales y de propiedad intelectual de la empresa (73% en España y 69% mundial) y el riesgo de divulgación de información al público o a los competidores (71% en España y 68% de media global).

Además, el 92% de las organizaciones españolas cree que la IA requiere nuevas técnicas para gestionar los datos y los riesgos (92% mundial) y la mayoría están implementando controles para limitar su exposición: el 62% han establecido limitaciones sobre qué datos se pueden utilizar, el 57% supervisan con qué herramientas de GenAI pueden trabajar los empleados.

No obstante, un gran número de empresas en España han incluido datos en aplicaciones de IA que podrían resultar problemáticos, como información de los empleados (43%) o información no pública sobre la empresa (47%), frente al 45% y 42% de media mundial.

Transparencia y regulación

En cuanto a la transparencia en el uso de la IA, ésta avanza despacio. El 90% de las organizaciones españolas reconocen que deben hacer más para garantizar a sus clientes que sus datos se utilizan únicamente para fines previstos y legítimos (91% de media global). Este porcentaje es similar al del año pasado tanto en España como en el mundo.

Otro datos revelador es que las prioridades de las organizaciones para generar confianza difieren de las de los consumidores. Los clientes consideran prioritario obtener información clara y exacta sobre cómo se utilizan sus datos y no venderlos con fines comerciales. Ante la misma cuestión, las empresas españolas vislumbran como prioridades cumplir con las leyes de privacidad y evitar violaciones de datos.

Por último, las organizaciones también asumen la necesidad de tranquilizar a los clientes sobre cómo se utilizan sus datos. El 96% de las empresas españolas reconocen que sus clientes no les comprarán si siguen sin proteger adecuadamente sus datos (94% a escala global), y el 98% de los consultados en España consideran que las certificaciones de privacidad externas resultan clave en este sentido (98% mundial).