startupsLa Ley de Startups, que se encuentra enmarcada dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Unión Europea y que entró en vigor el pasado mes de diciembre, ha sido actualizada tras la aprobación de un anteproyecto de ley, después de una consulta pública.

Con esta ley se pretende fomentar la inversión (que aumentaría en un 20% en tres años, para incentivar la creación de empresas emergentes) y la retención de talento a través de la creación de ecosistemas favorables al establecimiento de emprendedores e incentivar un sector productivo que ha estado al alza durante los últimos años.

Así pues, a partir de ahora, las nuevas empresas se beneficiarán de importantes mejoras fiscales, y de una agilización de las tareas burocráticas. Además de las mejoras fiscales, como el aumento del atractivo por parte de los inversores de los stock options, esta Ley busca potenciar el emprendimiento rural a través de la puesta en marcha de proyectos piloto en entornos rurales.

De la misma manera, la Ley también pone especial atención a la fidelización y al reclamo de talento nacional e internacional a través de la creación de un visado especial de Nómadas Digitales para aquellos que trabajen en España para sí mismos o para empleadores de cualquier lugar del mundo. Además, para repatriar talento tanto nacional como extranjero, la Ley relaja los requisitos generales para acceder a este régimen: el requisito de residencia previa en España pasa de 10 a 5 años.

Claves de la Ley de Startups

Con el objetivo de incentivar la inversión en empresas de nueva creación, la Ley de fomento del ecosistema de las empresas emergentes pone especial hincapié en tres ventajas.

• Incentivos fiscales:

Se ha aumentado el atractivo de los stock options, beneficio para los empleados que les otorga el derecho a comprar acciones de la empresa, a través del aumento del límite de exención de impuestos, que hasta ahora eran bajos. Esto obligaba a tributar por unas acciones que, posiblemente, en ningún momento iban a suponer ningún beneficio económico. Así, esta nueva ley eleva este límite de los 12.000 euros hasta los 50.000.

• Bonificación en las cuotas de la Seguridad Social:

En muchos casos, los fundadores de las status se ven obligados a contabilizar el nacimiento de su startup con otro trabajo por cuenta ajena. La nueva Ley de Startups establece una bonificación del 100% de la cuota correspondiente a la base mínima establecida para ayudar a los emprendedores a arrancar sus proyectos sin necesidad de dejar su trabajo.

• Agilidad administrativa:

Las nuevas medidas hacen posible que se pueda crear una empresa con solo un euro de capital social. Además, permite la creación de la startup de manera telemática, sin la necesidad de realizar trámites presenciales. Asimismo, a partir de la aprobación final de la ley se exigirá únicamente que tanto ellos como sus representantes obtengan los números de identificación fiscal (NIF), eximiendo a los inversores extranjeros de la obligación de obtener el número de identificación de extranjeros (NIE).