Las posibles pérdidas económicas que podría generar un gran ciberataque global alcanzarían hasta los 53.000 millones de dólares (46.200 millones de euros). Esto equivaldría, aproximadamente, a las pérdidas causadas por un desastre natural catastrófico, como el huracán Sandy en el año 2012. Este es el escenario que dibuja LLOYD’S en su nuevo estudio realizado junto a Cyence, empresa de modelización de análisis de ciberriesgos.

Informe de Lloyd's y CyenceEl estudio revela el potencial impacto económico de dos escenarios: un ataque malicioso contra un proveedor de servicios en la nube con unas pérdidas estimadas de hasta 53.000 millones de dólares y varios ataques contra los sistemas operativos de los ordenadores de un gran número de empresas en todo el mundo, que podría causar unas pérdidas potenciales de unos 28.700 millones (25.000 millones de euros). En comparación, se estima que el huracán Sandy – el segundo ciclón tropical más costoso de la historia – causó unas pérdidas económicas de entre 50.000 y 70.000 millones (entre 43.500 y 61.000 millones de dólares).

Para Inga Beale, CEO de LLOYD’S, con este estudio se da “una perspectiva real de la magnitud de los daños que un ciberataque podría causar a la economía global. Al igual que algunas de las peores catástrofes naturales, los ciberincidentes pueden afectar gravemente a empresas y economías, generando múltiples siniestros e incrementando drásticamente los costes para las aseguradoras. Los suscriptores deben plantearse la cobertura desde este punto de vista y asegurarse de que las primas evolucionan al ritmo que lo hace la realidad de la amenaza”.

Los resultados también revelan que, aunque la demanda de ciberseguro está aumentando, la mayoría de estos riesgos no están actualmente asegurados, calculándose que la brecha aseguradora es de decenas de miles de millones de dólares. 

 

“Hemos planteado estos escenarios con el fin de ayudar a los aseguradores a conocer más a fondo sus exposiciones al ciberriesgo, de forma que puedan mejorar la gestión de la exposición de sus carteras y la tarificación del riesgo, establecer límites adecuados y crecer con confianza en esta línea de negocio, innovadora y de rápido crecimiento”, matiza Beale.

Por su parte, Arvind Parthasarathi, CEO de Cyence, reconoció estar “entusiasmados por haber trabajado con LLOYD’S, facultando a la industria del seguro para comprender y modelizar los ciberriesgos. Aprovechando la plataforma única de ciberriesgos de Cyence, estamos encantados de ver a las aseguradoras proporcionar más capacidad, traer productos innovadores al mercado con una mayor confianza y crear un mercado de seguros más robusto y sostenible”.