coche conectadoLa Dirección General de Tráfico (DGT) firmó recientemente su participación en el acuerdo Data for Road Safety, que reúne autoridades en seguridad vial, fabricantes de coches y otros actores de la industria automotriz de la Unión Europea. La adhesión a esta iniciativa, que tiene el objetivo de fomentar, en el largo plazo, el intercambio de datos de seguridad vial en la UE, conjuntamente con la iniciativa DGT 3.0, pone de manifiesto el compromiso de las autoridades de poner en valor las nuevas tecnologías, en especial la del coche conectado, para reducir los accidentes de tráfico.

El intercambio de datos de seguridad de los coches es algo muy prometedor, no solo para la sociedad española, sino también para la actividad aseguradora. Se estima que más del 80% de los coches producidos desde el 2015 en España tienen al menos una función de seguridad avanzada, los denominados “ADAS” (Sistemas Avanzados de Ayuda a la Conducción). Ese número seguirá aumentando, lo cual es una gran noticia para todos, puesto que los vehículos conectados, y en un futuro más lejano, los vehículos autónomos, ayudarán a evitar miles de accidentes graves en la carretera y a salvar vidas.

En la medida que los niveles de autonomía y conectividad aumentan, las compañías aseguradoras necesitarán comprender cual es el impacto directo de estas funciones de seguridad sobre la frecuencia y severidad de los siniestros, lo cual les permitirá ajustar el precio de las coberturas y desarrollar nuevas gamas de productos. Tendrán que disponer del acceso a flujos dinámicos de datos provenientes directamente del coche, además de información sobre los equipos de seguridad, tanto de serie como opcionales, para ofrecer las coberturas personalizadas que los consumidores demandarán.

Como paso previo para atender tales necesidades, los datos de estas funciones ADAS ya están siendo probados por el sector asegurador español con resultados concluyentes. Además, se están creando las condiciones para que los fabricantes de coches y las aseguradoras trabajen conjuntamente para ofrecer productos de seguros basados en los datos de seguridad de los vehículos. Esto solo se puede llevar a cabo con un sistema de intercambio de datos normalizado como el que ofrece LexisNexis Risk Solutions.

Los consumidores también deben ser partícipes en este esfuerzo. La educación de los consumidores acerca de las ventajas que ofrecen los coches conectados es vital para crear confianza en los nuevos productos y promover su adopción. Pero antes de nada hay que trabajar para aumentar el nivel de conocimiento y comprensión de los sistemas de seguridad ADAS.

Cuando nos sentamos detrás de un volante de un coche nuevo, casi todos esperamos que el funcionamiento sea muy similar al de nuestro vehículo anterior. Damos por descontado que tendremos un control total sobre el vehículo y que sabremos como se comportará. El creciente equipamiento de los sistemas ADAS, y la expansión de sus funciones, están cambiando esas suposiciones. Muchos conductores no están familiarizados con los sistemas ADAS, ni conocen el significado, ni mucho menos conocen como actúan o como entran en funcionamiento. Sin embargo, los sistemas ADAS están pensados para que los viajes sean más seguros y para reducir el riesgo de error humano. Algunas de las nuevas funciones integradas en el coche pueden realizar maniobras de manera más segura que si la hicieran los propios conductores. Eso es posible porque los fabricantes están constantemente desarrollando nuevas tecnologías ADAS con el objetivo de eliminar el error humano y reducir los accidentes de tráfico.

Dado que más del 80% de los coches nuevos que son vendidos en España está equipado con un sistema de seguridad avanzado, hay claras ventajas en ayudar a los conductores a comprender qué son los sistemas ADAS, para qué sirven y cómo funcionan. Las compañías de seguros tienen una oportunidad para participar en este proceso. Actualmente, pueden acceder a los datos sobre la presencia y la función de sistemas ADAS a través del número de identificación del vehículo. Son datos que les permiten conocer cómo cada función de seguridad, a nivel individual, impacta sobre los riesgos. Esto aplica no sólo a las funciones de serie o standard, sino también a aquellas que son ofrecidas como opcionales. Lo mismo aplica para mejorar la comprensión de cómo las diferentes funciones pueden reducir los riesgos de accidentes, bien ofrecidas de manera combinada por el fabricante (“packs de seguridad”), o como un conjunto de funciones escogidas por el propio comprador.

El grado de familiarización de los conductores con los sistemas ADAS de sus propios vehículos puede estar relacionado con varios factores. Por ejemplo, el nivel de conocimiento será alto si han elegido un coche específicamente por su equipamiento de seguridad, o si las han añadido como funciones opcionales. En la medida que los vehículos equipados con sistemas ADAS sean vendidos en el mercado de segunda mano, se incrementará el riesgo de perderse la información acerca del equipamiento de seguridad. Todo esto generará frustración, confusión, no utilización o mala utilización y uso no intencionado de las funciones, como enseña un reciente estudio de J.D. Power. El efecto que tendrá en el sector asegurador es un desconocimiento de estas funciones a la hora de cotizar un vehículo de segunda mano. LexisNexis tiene como objetivo poner a disposición del sector asegurador esta información durante toda la vida útil del vehículo.

Otro estudio, hecho por Brake y Direct Line en 2019 con más de 2000 conductores en Reino Unido, concluyó que la mayoría de ellos no conocía algunas de las tecnologías ADAS más comunes, y la misma proporción no sabía si sus coches estaban equipados con dichas tecnologías. Más de la mitad contestó que, si se decidiera a comprar un coche, no pagaría más por tener tecnologías de seguridad, o al menos, no tendría claro si pagar más por ellas.

Desde el punto de vista de los consumidores, no es sorprendente que se genere esta confusión, puesto que los fabricantes de automóviles utilizan una amplia gama de descripciones, funciones y calibraciones de los sistemas ADAS.

Pero ahora que un sistema de clasificación para los sistemas ADAS ha sido desarrollado por LexisNexis® Risk Solutions, para nuestro producto LexisNexis® Vehicle Build, se crea una oportunidad para las compañías de seguros de poder transmitir este conocimiento a sus propios clientes. Esto se puede hacer en el momento de cotización o suscripción de la póliza, ayudando a los conductores a estar más informados sobre los sistemas ADAS. Es un servicio de valor añadido, que puede tener incluso un impacto indirecto en la siniestralidad. Más concienciación conllevará una mejor utilización del coche, viajes más seguros y menos accidentes de tráfico.

Una mayor concienciación de estas funciones de seguridad ADAS ayudará tanto al sector automoción, sector asegurador, consumidor final y sociedad en general. Por una parte, permitirá crear una oferta aseguradora más competitiva y el consumidor final se beneficiará de unas primas más ajustadas para los vehículos equipados con ADAS. Por otra, un mayor interés por estos vehículos dinamizará las ventas de vehículos nuevos equipados con ADAS y reducirán el número de accidentes mejorando la seguridad vial. En última instancia, el parque móvil español reducirá su edad media, lo cual contribuirá sustancialmente a la tan ansiada renovación del parque móvil con beneficios tanto en seguridad vial como en la reducción de emisiones al medioambiente.


Sobre el autor del artículo

Yon Munilla, LexixNexisYon Munilla es Managing Director, LexisNexis Risk Solutions España