Dubai skyline

Dubai es uno de los 7 emiratos de Emiratos Árabes Unidos (EAU). Su visión es digitalizar y utilizar “blockchain” para todos los documentos gubernamentales en el año 2020. Adicionalmente, EAU ha definido su estrategia en Sanidad para el periodo 2016-2021. Entre los objetivos más relevantes se ha implementado el Registro Electrónico de Salud (del inglés “EHR” – Electronic Health Records).

Con un marco regulatorio que obliga a todos los ciudadanos y expatriados a tener un seguro de salud, estos registros “EHR” han utilizado estándares abiertos que pueden ser utilizados por los diferentes actores del sistema de salud (proyecto “Salama”, con más de 2 millones de asegurados y 113 millones de transacciones).

La optimización en el uso de los “EHR” requiere, a su vez, de otros factores para hacer dinámico y seguro el acceso a todos estos actores privados y gubernamentales que así lo requieran. Es por ello que el DHA (Dubai Health Authority) ha comenzado un piloto para transferir, verificar y extender sus Registros Electrónicos de Salud utilizando la tecnología “blockchain”.

“Blockchain” es, básicamente, una cadena de bloques que registra. Un “libro mayor” de acontecimientos digitales que está “distribuido” o es compartido entre muchas partes diferentes. En nuestro caso, esta “cadena de bloques” estaría integrada por todos los actores – que así lo deseen – del sistema de Salud y registraría datos y transacciones (por ejemplo, prestaciones). Esto permitirá, por ejemplo, que los servicios de urgencias pueden acceder de forma segura a estos registros, independientemente de la sanidad privada o pública que tenga el paciente (si así es consentido previamente).

Por su naturaleza distribuida, segura y transparente, estos registros de salud crearían un cambio de paradigma para el cálculo actuarial y la detección del fraude, entre otros. Sin ir más lejos, la gestión de reservas de las aseguradoras se simplificaría considerablemente dado que, una vez que una prestación es registrada en el “blockchain”, la misma ya podría ser contabilizada por la aseguradora. La gestión de autorizaciones e incluso los reembolsos fuera de la red también se podrían beneficiar dado que el “blockchain” respaldaría el pedido del asegurado de ese reembolso sin necesidad de duplicar la información, solo verificarla en el “blockchain”.

A nivel seguridad, “blockchain” nos brindaría el mismo nivel de seguridad que tienen las transacciones financieras que utilizan esta tecnología, permitiendo que los actores del sector puedan consultar esos datos de forma segura y con una auditoría completa para poder, por ejemplo, realizar un proceso de “selección de riesgo” con el consentimiento del futuro asegurado para acceder a su EHR.

Los alcances de esta tecnología son amplísimos, en muchos casos no definidos o vislumbrados aún, y sin duda de aplicación a otros ramos del sector seguros.

Entre otros, poseer estos registros inalterables permitirá analizar en global el gasto médico e identificar a los mejores proveedores de servicio. Identificar proveedores de servicio que han beneficiado al paciente, respondiendo a sus necesidades en tiempo y recursos empleados con respecto a ese diagnóstico médico, validando si este diagnóstico ha sido correcto eventualmente.

Esta tecnología distribuida e inalterable permitiría reducir -sino eliminar- el fraude médico, así como identificar rápidamente el sobreuso del sistema sanitario, optimizándolo en caso de participar más de un actor (sanidad pública y privada). Permitiría al asegurado ser dueño de sus datos y decidir a quién le brinda acceso y a quién se lo quita eventualmente.

En otros aspectos, la implementación de la “portabilidad” de DGPR se resolvería justamente, brindando “acceso” para que otra aseguradora o proveedor de servicio acceda, por ejemplo, al “EHR” de este “blockchain”. Esto introduce desafíos como el “derecho al olvido”, que choca de lleno con el fundamento de “blockchain” (nada se olvida). Existen iniciativas similares; por ejemplo, la financiada por el MIT (Massachusetts Institute of Technology), llamada MedRec, que implementa soluciones similares.

A nivel metodología, y dado el calado de estos y otros proyectos, el DHA ha firmado un acuerdo con PMI (Project Management Institute) para formar y certificar a 500 directores de proyectos gubernamentales y asegurar una implementación estandarizada de este y otros proyectos de innovación asociados a la visión de Dubai 2021.

Los desafíos de este cambio son enormes y requieren coordinar a muchos actores, siendo este, a nuestro juicio, el mayor desafío. Por ello el caso del DHA puede representar un referente y modelo de cambio de paradigma en los próximos años.

Los interesados en conocer el estado de este piloto y otras novedades del sector Salud pueden hacerlo en la “Dubai Future Foundation” y en DHA (Dubai Health Authority).


Artículo publicado en Actualidad Aseguradora (nº 6 – 2018), por: