Víctor Gómez (Traetupóliza)En la última edición de los Premios GEMA (de Gestión Empresarial de la Mediación Aseguradora), concedidos por INESE e IMAF y entregados en la Semana del Seguro 2022, Traetupóliza ha dado la sorpresa. La startup especializada en seguros de vida, bajo el nombre de Ibervida Asesores, se situó en sexta posición en la categoría de mejor correduría de seguros que vende por Internet, destacando entre las 1.837 corredurías que trabajan en España.

Este reconocimiento ha servido para destacar el crecimiento interanual, la eficiencia por ratio de empleados, cifra de negocio, la rentabilidad y la liquidez de la mediadora de seguros. Su sexto puesto sitúa a Traetupóliza en competencia directa con grandes compañías del sector, como Acierto o Rastreator. Por ello, el CEO y cofundador de la insurtech, Víctor Gómez, reflexiona en entrevista para Füture sobre este hito para la startup y avanza su plan para 2026, con el foco en la con búsqueda de inversión mediante.

¿Cómo fue el momento en el que recibisteis la noticia de vuestro sexto puesto?

Si te digo la verdad, recibir la noticia fue una sorpresa inesperada. Ese día estábamos los fundadores en Lanzadera y, junto al resto de compañeros que estaban allí, lo celebramos. Rápidamente compartimos la alegría con el resto del equipo (repartidos entre Valencia y Madrid), así que conectamos ambas oficinas para dar la enhorabuena a todo el equipo y hacernos un pequeño homenaje.

¿Imaginabais que fuera posible alcanzar tan buenos resultados?

Fue bastante inesperado. En Traetupóliza nos hemos metido en el top 10, alcanzando un puesto destacado y al lado de grandes players dentro del sector asegurador. El resultado adquiere más valor si tenemos en cuenta que somos la única empresa especializada en un único tipo de producto, que, en nuestro caso, es el seguro de vida.

Además, el hecho de que, al observar el ranking, pueda verse una diferencia tan palpable a nivel de cifra de negocio con respecto a nuestros competidores… ¡da hasta vértigo! Es como cuando un equipo de Tercera o Preferente que lleva haciendo las cosas bien varios años llega a una semifinal de Copa del Rey.

La aventura de emprender

¿Cuál ha sido el proceso en Traetupóliza hasta lograrlo?

Ahora miramos atrás y cogemos perspectiva, nos alegramos mucho de haber llegado hasta aquí; no obstante, los inicios fueron bastante duros. No fue en un garaje como se suele decir, pero tanto Daniel como yo estuvimos trabajando en una habitación de 4 metros cuadrados en mi casa durante casi 3 años. Estuvimos 2 años y medio sin cobrar. Hacíamos absolutamente todo entre los dos, desde las campañas de marketing para la captación hasta la venta por teléfono, pasando por la gestión de recibos; así fue hasta que rozamos los 1.000 primeros clientes. Esto nos ayudó a conocer al 100% nuestro modelo de negocio y nuestros procesos. Lo que antes era la batalla diaria ahora nos brinda un conocimiento que nos permite tomar decisiones de una forma más sencilla.

Nos dimos cuenta de que para crecer teníamos que crear equipo y que existía una enorme oportunidad en los seguros de vida. Así que nos centramos y nos pusimos manos a la obra.

¿Qué valoración hacéis de este progreso, especialmente al ser reconocido?

La valoración es positiva y demuestra que vamos por el buen camino.

Desde que empezamos en 2014, iniciamos un camino apasionante y que nos ha exigido lo mejor de nosotros mismos, tanto a nivel personal como profesional.

En 2020, creció nuestra plantilla, incorporando los primeros empleados, formando al equipo de Traetupóliza; y, desde enero de 2021, la evolución se está produciendo a pasos agigantados. Hemos pasado de ser 4 personas a 13 en menos de un año. A nivel captación de clientes estamos muy contentos y creciendo mes tras mes, a ritmos que superan el 10%.

Este crecimiento está siendo sostenido y sin perder el foco en la calidad de nuestro servicio, algo que no es negociable. Tenemos la suerte de poder cumplir con las expectativas de nuestros clientes y tenemos unas valoraciones muy positivas.

¿Ha sido un camino fácil? ¿Resulta satisfactorio este reconocimiento para una startup como Traetupóliza?

Pues… No ha sido para nada fácil. Como he dicho, nos ha supuesto sangre, sudor y lágrimas… Y muchos sacrificios tanto en lo personal como en lo profesional. Sin embargo, ver nuestra evolución nos hace sentir orgullosos y, sobre todo, nos da mucha energía para lo que se nos viene encima. El reto para Traetupóliza es escalar nuestro modelo.

Al final, este tipo de reconocimientos sirven para motivarnos aún más si cabe; por eso, siempre vienen bien. Esto, sumado a nuestro recién formado equipo de 13 personas, a la entrada en Lanzadera y al nuevo nivel dentro de ella, nos ayuda a creer en lo que hacemos, a ver el potencial que tenemos y a saber que vamos por buen camino.

Objetivos de futuro

¿Cuáles son vuestros objetivos para el futuro? ¿Hasta dónde queréis llevar Traetupóliza?

Tenemos en mente objetivos potentes y bien definidos. Nuestro objetivo es llegar a las 100.000 pólizas en 2026 y, para ello, vamos a apoyarnos en el capital y la tecnología. Nuestra hambre infinita y el saber hacer de la plantilla nos ha hecho llegar hasta aquí y eso no lo vamos a cambiar. Tenemos un business plan ambicioso que nos va a permitir conseguirlo.

Ahora mismo estamos buscando nuestra primera ronda de inversión para tratar de encontrar la escalabilidad de nuestro modelo y la idea principal es implantar mayor tecnología en nuestro proyecto sin perder el foco en ayudar a nuestros clientes.

Queremos consolidar nuestro modelo en España y, si procede, salir de las fronteras hacia Latinoamérica.

El propósito que nos mueve en Traetupóliza es ayudar a cambiar la forma en la que se hacen los seguros de vida en nuestro país y, así, poder modificar el modelo que el sector tiene en la actualidad. Esto es así porque en él la mayoría de las pólizas de vida son contratadas por “obligación”; eso no puede ser así y queremos conseguir que la gente las contrate por convicción, porque las entiendan como una herramienta de protección de sus seres queridos.

Nosotros creemos en el seguro de vida, lo entendemos como un acto de amor y responsabilidad y así queremos que se conciban.